Los niños y las mascotas

niños mascotas

A todos los niños les encantan los animales. Su curiosidad natural y la ausencia de miedo (en general) hacen que los niños sientan un interés especial por las mascotas y cualquier bichito que no camine a dos patas. Tener una mascota es bueno siempre, pero sobre todo cuando hay niños. Los animales proporcionan compañía, dan cariño y ayudan a fomentar aptitudes como la responsabilidad, la empatía, la confianza y las capacidades de cuidado. Las mascotas son estupendas para aprender sobre la naturaleza, los comportamientos de los animales – que muchas veces pueden ayudar también a entender al ser humano – y aunque no son juguetes, son buenísimos compañeros de juegos. Pasear al perro puede ser una estupenda manera de pasar la tarde en el parque, observando a otros perros, corriendo con él…Llega un momento en la vida de toda familia en el que el niño pide una mascota.

Si ya tienes mascota y vas a tener un bebé, casi no tienes que hacer nada. La mayoría de los animales de compañía aceptan bien la llegada del bebé y sólo hay que estar un poco atento al principio, por si surgiera algún problema. Si estás embarazada y tienes gato como precaución es mejor que limpie la arena otra persona, por aquello de la toxoplasmosis – aunque es dificilísimo contagiarse, no viene mal tener un poco de cuidado.

Y si no tienes mascota pero estás pensando en incorporar una a tu familia hoy te dejamos unos consejos para que todo vaya bien para todos.

1. Las mascotas son seres vivos. Si vas a tener una primero sé consciente de que tener una mascota será una responsabilidad. Si tus hijos son mayores es posible que puedas incorporarlos despacito a las tareas de cuidado, pero si son pequeños, olvídalo. Recuerda que algunos animales viven bastantes años y durante todos ese tiempo tendrás que cuidarlos, también en verano. Si no te ves preparado no te dejes vencer por un capricho.

2. Si quieres una mascota que no te dé mucho trabajo escoge una mascota pequeña como un hámster, una tortuga o peces. Aunque perros y gatos interactúan más y por tanto son más cariñosos y más divertidos también necesitan más cuidados y atención. Para empezar suele estar bien, los niños se habitúan y aprenden a responsabilizarse.

3. Asesórate. Sobre todo si vas a tener un perro. Cada perro (y los gatos también) tiene su carácter. Elige uno que sintonice bien con tu familia. Si tienes niños muy movidos tal vez te interese un perro de raza tranquila. Si os gusta mucho salir al campo puedes elegir una raza que necesite más movimiento.

4. Ten en cuenta el sitio donde vives. Los gatos se adaptan a casi todo pero un perro enorme no vive bien en un piso pequeño

5. Recuerda que los cachorros son muy bonitos, pero tienes que educarlos y dan más trabajo. Si ya tienes una vida muy estresante tal vez sea mejor un animal adulto.

6. Siempre es mejor adoptar. Hay muchos animales que necesitan una familia y en los sitios de adopción te ayudarán a escoger una mascota con un carácter óptimo para tu familia. Además es más barato, aunque generalmente tienes que comprometerte a esterilizar

7. Si no estás segura de que vayas a compartir tu vida con un animal para siempre también hay asociaciones que ofrecen mascotas en acogidas temporales. Puede ser una buena idea para empezar

Si te animas, nosotros te animamos. Convivir con niños y animales es una experiencia enriquecedora para todos. Los animales y los niños suelen llevarse muy bien, se establecen verdaderas relaciones de amistad que se recuerdan siempre. Y es precioso verlos jugando. Siempre con un poco de control parental para que no les pongan su ropa y les den de comer por debajo de la mesa…al menos no todos los días.

Disfrútalo mucho, tus hijos y tu mascota serán amigos para toda la vida.

Foto | Tennessee Wanderer

0
1

1 Comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*