Este niño tiene “mamitis”

mamitis

Casi todos los niños pasan por una fase en la que aparentemente están más apegados a la madre. Todo el día pegados, no se separan de ella, si se va lloran y se ponen nerviosos…Dicen las malas lenguas que los niños así tienen “mamitis”, o que están enmadrados, pero la realidad es que es normal.

El ser humano nace muy dependiente y necesita de los cuidados maternos durante mucho tiempo. Esto es así en todos los mamíferos, pero en primates altriciales – que tienen pocas crías que nacen muy poco desarrolladas y por tanto necesitan invertir mucha energía en ellas -, como nosotros o nuestros primos los gorilas, los chimpancés o los bonobos, aún es más acusado. Y lo es además porque somos animales sociales, que vivimos en grupo.

La “mamitis” no es más que la expresión del “miedo al abandono”. El miedo al abandono es normal en un animal social y en niños ocurre en determinadas épocas, principalmente cuando descubren que mamá es una persona diferente a ellos y puede irse. La respuesta a esto es pegarse a ella. Todo lo posible. Por otra parte, a veces la “mamitis” no es más que el comportamiento normal de un cachorro que necesita mucha atención porque es pequeño. Desgraciadamente parece que en el mundo en el que vivimos cada vez tenemos menos tiempo para los niños y nos parecen enmadrados niños que sólo se están comportando como lo que son: niños.

Además, a veces un niño que ya ha superado la fase del miedo al abandono, porque ya ha aprendido que aunque mamá es otra persona siempre vuelve, puede volver a sentir que la necesita mucho en determinadas circunstancias. Por ejemplo, con la llegada de un nuevo hermanito, cuando empieza el cole, o por algún cambio importante en su vida, como una mudanza o un divorcio. La “mamitis” no es más que buscar la seguridad perdida y hasta de adultos nos acordamos de mami cuando tenemos un problema grande.

Atender las necesidades de los niños siempre es importante para su desarrollo, pero atender a un niño con “mamitis”, que lo que nos está diciendo es que tiene miedo, es fundamental. Es verdad que a veces es cansado, que los padres estamos muy solos y bastante saturados, que hay mucho trabajo y que estamos agotados, pero…los niños nos necesitan, hay que estar ahí, aunque a ratos te parezca una lapa, es una etapa que también se pasa. Cuanto más le atiendas ahora más pronto te dejará después.

Foto | iandeht

0
1

1 Comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*