Viajar sin mareos

mareos

En estos días de vacaciones es muy probable que emprendas algún viaje, aunque sea cortito. Al pueblo, a la playa, a la sierra…las vacaciones son para moverse, salir de la rutina y si se puede conocer sitios nuevos. Pero, sobre todo si tienes niños, has de estar prevenido frente a los mareos.

Los animales en la naturaleza sólo suelen moverse de forma «activa», es decir, son ellos los que con sus extremidades logran desplazarse, al menos una vez han dejado atrás la etapa de cachorro. Los seres humanos sin embargo podemos movernos de forma «pasiva», sentados tranquilamente mientras otro conduce un coche, un tren o cualquier otro ingenio inventado por el hombre para viajar. Esto de viajar de forma pasiva es un gran invento – sobre todo para los perezosos como yo – pero tiene alguna que otra desventaja, una de las cuales son los mareos.

El mareo viajero se produce porque el cerebro no procesa bien la contradicción entre los músculos – que no indican que exista movimiento – y los sentidos – que indican que sí. Sentado en el asiento trasero del coche los músculos de tu espalda, de tus piernas, etc. le dicen a tu cabeza que no te estás moviendo, mientras que el resto de los sentidos, principalmente el oído interno, comunica al cerebro que sí.

Palidez, sudoración fría, vértigo, nauseas, vómitos…las personas sensibles pueden sufrir esta falta de sincronía entre los distintos estímulos de diversas formas, unas más desagradables que otras según el momento. Según los investigadores el cerebro procesa el mareo como si se tratase de una especie de «alucinación» (no me muevo pero mis sentidos dicen que sí) y por eso se producen reacciones como los vómitos, destinados a intentar eliminar cualquier toxina que nos haya intoxicado. Los mareos en el coche son bastante molestos y sobre todo si se trata de niños pueden convertir el viaje en una odisea que deje pocas ganas de repetir.

Para prevenir los mareos durante los viajes ten en cuenta los siguientes consejos:

– si puedes conduce tú mismo
– no fijes la vista en ningún punto fijo, como un mapa o un libro. Al contrario, intenta mirar al horizonte, cuanto más lejos mejor
– no lleves ropa ajustada, la ropa ajustada comprime el abdomen y puede aumentar la sensación de nausea y los vómitos
– evita las comidas copiosas y los olores fuertes
– ten a mano una chaqueta o una manta, pues el frío agrava los síntomas
– relájate

Además la homeopatía puede echarte una mano a la hora de lidiar con los mareos durante los viajes. Los medicamentos homeopáticos no producen somnolencia y pueden tomarlos también los niños. Tu médico o farmacéutico pueden informarte sobre la mejor opción para prevenir o tratar los mareos. Si viajando lo pasas mal, no dudes y consulta.

Y buen viaje.

Foto | Jen´s Art and Soul

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*