¿Tienes ansiedad en San Valentin?

hearts-37208_640

Para muchas personas fiestas como la Navidad o el de los Enamorados son, en lugar de un momento de felicidad, una fuente de estrés y ansiedad. La imposición social de encontrar el amor eterno, casarse, tener hijos y ser felices y comer perdices nos afecta a todos a diario, pero se hace más aguda en días como hoy. Hay personas que lo pasan verdaderamente mal el día de San Valentín. El ser humano es un ser social y la soledad pesa y a ratos hasta duele, pero también es verdad que le damos demasiada importancia a la pareja romántica que nos describen las pelis y los cuentos de hadas: la relación entre hombres y mujeres suele ser compleja y el amor a veces no es suficiente.

1. Regálate algo a ti misma. Ningún día es malo, pero éste es mejor.
2. Mírate al espejo un buen rato. Aceptarnos como somos y recordar que el canon de belleza, como todos los cánones, es inalcanzable. Este es el primer paso que tenemos que dar para sentirnos bien con nosotras mismas.
3. Arréglate y sal. Estar con amigos te recordará que no estás sola.
4. Haz una lista con todos tus logros. No tener pareja no es para tanto.
5. Escribe sobre las ventajas de estar soltera. En serio, las hay. ¿No las encuentras? Vale, en el siguiente punto te damos una alternativa no tan piadosa.
6. Acuérdate de tu última pareja y escribe una lista con todos sus defectos. No te dejes ni uno. ¿A que era horrible? ¿Quién quiere otro igual? Acuérdate del anterior. A cual peor, oye.
7. Recuerda que el amor romántico es un invento de Hollywood. «No hay final feliz para la perdiz».
8. Quiérete, quiérete mucho. No puedes querer bien a nadie y nadie puede quererte bien a ti si no lo haces.

No tener pareja no es horrible, incluso teniendo hijos. Valorarse a una misma, tener en cuenta a quienes te rodean aunque no hayan alcanzado la «categoría» de novios o maridos, recordar que hay mucha gente que nos quiere y alguna que además nos necesita, saber que hacemos bien nuestro trabajo…Los seres humanos no somos solo «pareja de», somos muchas cosas, todas tienen sus regalos y muchas tienen incluso sus «días». Aprender a vivir «sola» a veces es difícil, pero también da satisfacciones.

Si lo que te agobia es si le va a gustar el regalo, si la cita saldrá bien y si os casaréis y tendréis hijos, tranquila. Si os queréis la respuesta es «Sí».

Si aún así en días como hoy no puedes casi ni salir de la cama, consulta con tu médico o también puesdes  informarte sobre la homeopatía y el estrés

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*