Alergia en San Valentín

Ab95c_pintando-un-corazon-de-amor-14-de-febrero-dia-de-san-valentin-

Todas (decid que sí) hemos tenido un novio de esos que decía: «Es que es alérgica», cada vez que se acercaba un señor de los que venden rosas por las calles. «Es que es alérgica», y así se libraba de comprarlas durante todo el año. Hasta que llegaba San Valentín. Y entonces el alérgico era él. Drama asegurado, porque es verdad que a las mujeres – en general -, nos gustan las flores. Es obvio que asociar las flores con el amor romántico es cosa de los anuncios, pero aún así, una docena de rosas rojas le gustan casi seguro a cualquiera (es posible que también a ellos), lo que cuenta es el detalle, claro. Las flores son bellas y los regalos también. Ambas cosas juntas alegran el día. Excepto a los alérgicos. Sobre todo los alérgicos a hacer regalos, que también los hay. A montones, ¿a que sí?

No es nuestra intención hacer apología de ninguna fiesta como esta, aunque las fiestas, para qué nos vamos a engañar, nos gustan. Nunca es mal momento para hacer un regalo o decirle a alguien que le quieres. Con rosas o sin ellas. En San Valentín también. Aunque la chica sea alérgica.

Bromas aparte, ser alérgico a flores como las rosas no es común, o al menos aún no se ha estudiado lo suficiente y se le ha dado poca importancia clínica a la alergia a las flores ornamentales, a pesar de todas las alérgicas que en San Valentín las pasan canutas. Además San Valentín y sus flores vienen a recordarnos que se acerca la primavera. Y con la primavera las alergias están en su máximo apogeo.

Si eres alérgica recuerda que puedes decirle a tu chico que te compre bombones. O mejor, que te invite a cenar a un restaurante de cinco tenedores o te lleve de fin de semana a un parador. Da igual que sea más caro. Tú no tienes la culpa de ser alérgica.

Además también puedes informarte sobre la relación entre homeopatía y alergias y como los medicamentos homeopáticos pueden ayudarte a tratar esta patología.

Foto | By Wilmar .t.l.r. (Own work) [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*