De libros, cómo no.

libros

Hoy parece obligatorio escribir una entrada sobre libros, recomendar alguno o criticar algún otro.

En mi familia lo de los libros es una patología. Herencia genética directa de mi padre, mi hermana y yo acumulamos libros como si nos fuera la vida en ello. Y lo que es más, nos los leemos casi todos. Es tan, tan exagerado que tanto mi madre como mi hermana están considerando seriamente la posibilidad de mudarse de piso (yo ya me mudé). Y no, lo de pasarnos al kindle de momento no va con nosotras – tiene una pantalla muy pequeña ¿no creeis?. Además me parece un cacharro insolidario. Hay que ver lo molesto que es ir en el metro y no poder ver la portada de lo que está leyendo el de enfrente. Grrr.

El caso es que libros sobre maternidad, crianza y lactancia los hay por miles y todos tienen su utilidad, aunque sea para calzar mesas, o bien, para subrayar frenéticamente todo eso en lo que no estás de acuerdo – que suele ser un montón. En casos extremos sirven como arma arrojadiza contra tu propia frustración…lanzas con furia y ¡¡cuidado con esa ventana!!… qué alivio, ya estoy mejor.

Los libros sobre maternidad hay que abordarlos con cuidado, sobre todo si ya eres madre, sobre todo porque ya eres hijo. Y es que eso de que alguien venga a explicarte lo que tienes que hacer con tus retoños, sinceramente, nos sienta fatal. O peor, que vengan a decirte que lo que hizo tu madre contigo fue cometer error tras error. ¡Chitón! a las madres ni se las menta.

Por eso, si vas a iniciarte en el maravilloso mundo de los libros sobre maternidad y de verdad de verdad quieres aprovecharlos procura dejarte todos tus prejuicios en la mesilla de noche. Y si no puedes, al menos tómatelo con humor. Recuerda que, como decía le decía Mafalda a Guille: al fin y al cabo nosotros (los hijos) venimos a ser como sus hijitos de indias.  Y es que ser padre es arriesgado, ser padre primerizo es casi una temeridad y ser padre de más de uno es como un vale para la locura contínua ¿quién quiere descuentos para la casa del terror? Ten un par de criaturas y la tendrás gratis todo el año.

Decía un amigo mío que los hijos te abren muchas grietas. Coge tu libro, aparca todas tus creencias, olvida todos tus recuerdos, pon distancia contigo mismo. Y a disfrutar. Sobre todo si el libro, ya que hoy es Sant Jordi, te lo ha regalado algún amable amigo (¿qué pasa? ¿que piensas que no sé como criar a mi hijos? pues tú más, o menos).

Y no, no pienso recomendar ninguno…de momento.

Foto | Lin Pernille

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*