Oxitocina y autismo

TGD

Hoy es el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, declarado así por la Asamblea General de las Naciones Unidas para poner de relieve la necesidad de ayudar a mejorar las condiciones de vida de los niños y adultos que sufren este trastorno.

El trastorno general del desarrollo, como se denomina ahora a todos los trastornos del espectro autista, es una enfermedad permanente, que afecta a cuatro de cada diez mil nacimientos, de origen desconocido, probablemente multigénico y con influencia del ambiente. El TGD afecta principalmente a la capacidad para establecer relaciones sociales, en mayor o menor grado, y es más común entre hombres que entre mujeres.

La oxitocina es el neurotransmisor de los vínculos. Un oligopéptido de sólo nueve aminoácidos del que ya hemos hablado aquí. Se produce en el hipotálamo y se almacena en la hipófisis, desde la cual se secreta en forma de pulso en respuesta a ciertos estímulos, como la succión del pezón o las caricias, hablar por teléfono con mamá o tener un orgasmo. La oxitocina es el neurotransmisor social por excelencia y regula cosas como la empatía, la generosidad o la confianza. Es por esto que estudiar la relación de la oxitocina con el autismo es muy interesante.

Oxitocina y adrenalina son incompatibles. Ante el aumento cada vez más evidente de los diagnósticos de TGD los investigadores se preguntan qué factores relacionados con el parto podrían tener importancia en el desarrollo de este trastorno. A estas alturas es ya una obviedad que los partos en el mundo occidental están excesivamente medicalizados. Un parto puede acabar siendo vaginal y no ser eutócico (normal). El uso de oxitócicos es común en las salas de parto del primer mundo, el parto se acelera con oxitocina sintética intravenosa y aunque algunos de los posibles riesgos se conocen (aumento del riesgo de rotura uterina, aumento de la necesidad de uso de analgesia epidural y aumento del riesgo de pérdida de bienestar fetal) nunca jamás se hizo un estudio científico serio (de los que gustan a los puristas) antes de empezar a usar la oxitocina sintética de forma rutinaria. Por tanto sus efectos secundarios son desconocidos y a estas alturas difíciles de describir.

La oxitocina sintética es molecularmente idéntica a la endógena, pero tiene un par de problemillas. La oxitocina natural actúa tanto como hormona, provocando las contracciones uterinas, como como neurotransmisor, en el cerebro. La oxitocina sintética actúa únicamente como hormona, por lo que sus efectos a nivel cerebral se pierden. Además la introducción de oxitocina sintética en el mecanismo del parto inhibe la producción de oxitocina propia. El cerebro por tanto se queda sin uno de los neurotransmisores fundamentales durante el nacimiento. Las consecuencias de esto se desconocen.

El uso de oxitocina sintética se ha relacionado con el aumento de casos de TGE. Nacer en un parto estresante puede modificar los genes reguladores que permiten que el cerebro de los bebés se desarrollen de forma normal y recordemos, la oxitocina es la base de los vínculos y los afectados de autismo tienen en mayor o menos medida dificultades para socializar. Podéis consultar el estudio aquí. Y si estáis embarazadas haced un plan de parto, la oxitocina sintética de entrada no.

Vía | Autismo diario

Foto | Parker Michael Knight

0
1

1 Comentario

  1. mamaconvergente 2 abril 2012

    Un tanto sensacionalista el tema de la oxitocina, adrenalina y autismo. Cada cierto tiempo hay algún medicamento al que achacarlo. Este estudio está lleno de «puede» sin más datos que un «puede». Sin ninguna correlación estadística, dicen «hay más casos de autismo» y «hay más casos en los que se utiliza la oxitocina sintética». Es lo mismo que decir que cada día hay comemos menos pescado por lo que «puede» que esto perjudique la salud de nuestros hijos, porque «puede» que nos falten los nutrientes necesarios, y esto «puede» ocasionar problemas de salud.

    Lo siento «puede» que cada vez me plantee más la fiabilidad de estos informes. Sorry.

    Me encanta tu blog.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*