Los pulmones del bebé podrían decidir cuándo se produce el parto

recien nacido

 

Estás embarazada y a punto de caramelo. Tu Fecha Probable de Parto ya se ha pasado hace días y tu madre, tus vecinas y hasta tus contactos de FaceBook no paran de incordiarte. ¿Todavía así? Tienes una tripa enorme, no puedes dormir, los pies hinchados y estás un poquitito harta. Y con este calor…, ya no puedes más: estás deseando que nazca. Pero nada, que parece que se está mejor dentro.

Los mecanismos que desencadenan el parto son uno de los secretos mejor guardados de la naturaleza. Las hipótesis son variadas y  van desde el tamaño de la cabeza en relación al hueco de la pelvis de la madre hasta el estado metabólico o energético de la misma, aunque la mayoría de las teorías coinciden en que es el bebé el que lleva la voz cantante en el asunto, algo bastante lógico, por otra parte.

La bipedestración, andar sobre dos piernas, tiene bastante costes, el más importante de los cuales es que el hueco de nuestra pelvis ha de ser lo suficientemente estrecho como para sostener en el interior nuestros órganos internos, pero lo suficientemente ancho como para que pase la cabeza de un recién nacido. El problema, a primera vista irresoluble para un animal con un cerebro tan grande, pasa por una solución de compromiso: los bebés humanos nacemos bastante inmaduros, precoces y nuestro desarrollo se produce en una gran parte fuera del útero materno. Pero, inmaduros o no, necesitamos nacer cuando estamos preparados para vivir fuera de mamá.

Uno de los pasos claves en la maduración fetal es la maduración de los pulmones. En el útero materno el bebé se oxigena a través del cordón umbilical y no necesita respirar, pero, inmediatamente después del parto, el niño ha de ser capaz de establecer lo que se denomina “respiración aérea”. Para ello, entre otras cosas, a lo largo de las últimas semanas de gestación, los pulmones han de recubrirse internamente de una sustancia llamada surfactante pulmonar, que permite que las pareces de los alveolos no se peguen entre sí, una especie de “engrasante”.

Un estudio publicado recientemente en The Journal o Clinical Investigation asegura ahora que la producción de surfactante y otros signos de maduración pulmonar son la señal que el bebé manda a la madre a través de la placenta para decirle que está preparado para nacer (1). Es decir, que son los pulmones de tu bebé los que van a decirle a tu cuerpo que ya es hora. Es entonces y sólo entonces, cuando se desencadena el parto. ¿No es bonito?

Así pues, si estás embarazada y a punto de caramelo y ya no puedes más, piensa que ésta es la primera decisión importante en la vida de tu hijo. Poder respirar bien dependen de que dejemos que sea él quien nos diga que está preparado. Lo mires como lo mires, es precioso.

 

1. Steroid receptor coactivators 1 and 2 mediate fetal-to-maternal signaling that initiates parturition

Lu Gao1, Elizabeth H. Rabbitt1Jennifer C. Condon1Nora E. RenthalJohn M. JohnstonMatthew A. MitschePierre ChambonJianming XuBert W. O’Malley, and Carole R. Mendelson. 

 Volume 125, Issue 7 (July 1, 2015)
J Clin Invest. 2015;125(7):2808–2824. doi:10.1172/JCI78544.

Foto | Joshua Rappeneker

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*