Estadísticas de parto

grafica-de-partos

En la Sanidad española encontrar estadísticas fiables acerca de las prácticas obstétricas que se realizan en nuestros hospitales es bastante difícil. Exceptuando algunos centros públicos que, de vez en cuando, sacan algún dato en alguna memoria anual, el resto es prácticamente imposible de localizar. Aunque de vez en cuando nos den una sorpresa, desagradable, como la de la gráfica de cabecera.

Los datos referidos a las prácticas obstétricas son importantes a la hora de saber dónde nos metemos cuando vamos a dar a luz, pero la transparencia es inexistente prácticamente. Por eso es muy difícil contrastar datos sobre tasas de cesáreas, uso de fórceps y mucho menos otros temas menos visibles como colocación de enemas, vías, permiso de deambulación, etc.

A pesar de que aparentemente los protocolos de atención al parto están cambiando, muy poco a poco y con muchas reservas, disfrazar un protocolo de «parto humanizado» es bastante fácil, sólo hay que escribir una tras otra las recomendaciones de la OMS, eso sí, acotadas por un socorrido «siempre que no haya complicaciones» o «según el criterio del profesional».

Cuando nos ponemos de parto las mujeres tenemos tendencia a olvidar que como usuarias de la sanidad tenemos ciertos derechos, recogidos en leyes como la ley de Autonomía del Paciente, que impiden o deberían impedir precisamente que coletillas como la anterior sean válidas en la realidad. El profesional tiene el deber de explicar todas y cada una de las opciones existentes y la mujer tiene derecho a decidir por sí misma. Pero el momento del parto es difícil, seguramente una de las ocasiones, sino la más, en que las mujeres se sienten más vulnerables. La responsabilidad de traer a un hijo al mundo pesa sobre nosotras como si de nosotras dependiera que todo vaya bien.

Hacer un plan de parto para que nada nos pille desprevenidas es siempre una opción recomendable. Aleccionar a la pareja, o al acompañante es imprescindible, pero lleva su tiempo y se necesita voluntad por parte del otro, lo que no siempre se consigue. Pero aún con todo, controlar las prácticas que se llevan a cabo en tu hospital de referencia o en el centro que hayas escogido para parir es necesario, pero no siempre fácil.

La Asociación El Parto es Nuestro lleva años trabajando en la realización de una Guía de Hospitales que reflejen los datos de atención al parto más actuales, pero es una tarea ardua y laboriosa. Si tienes algún dato que añadir no dudes en comentarlo.

Hace unas semanas la noticia de que el número de cesáreas había bajado desde un 25 a un 17% en España, situándonos así entre los países que cumplen con los datos de calidad de atención que recomienda la OMS, o al menos algo más cerca, era acotada por Isabel Fernández del Castillo con un – cita no literal – «habrá que ver si no han subido los partos instrumentales u otras cosas». La respuesta a esa pregunta la tenéis en este estudio. Es denso y complicado, pero viene bien tenerlo a mano. Para la que tenga ganas de echarle un rato.

Por eso, cuando vayas a escoger sitio en el que parir mi recomendación es que preguntes. Al profesional que te atiende, sin cortarte un pelo. A las madres recientes que veas durante las consultas. A tus amigas. En los foros y usando las redes sociales. Hazlo. Es la única garantía.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*