El origen

gemelos

En el útero, el primer sentido que se desarrolla es el sentido del tacto. Flotando en el líquido amniótico, las células nerviosas de la piel son las primeras en poner en contacto al bebé con el mundo que le rodea. La temperatura, la presión, el movimiento fluido del «agua» en la que se encuentra, el roce con las paredes del útero…el sentido del tacto se va perfeccionando mientras el bebé crece, probablemente generando oxitocina endógena en el cerebro en desarrollo – lo hace en neonatos y en humanos adultos – y produciendo placer, convirtíéndose así, al final del embarazo en una suerte de abrazo infinito. Infinito y apretado. El primero.

Dicen que nacer es un trauma, aunque aquel vídeo de National Geographic, En el vientre materno, hablaba más bien de otra cosa. Y yo no puedo más que creérmelo. ¿Cómo puede ser un trauma un mecanismo en el que se activa todo tu tacto, desde la cabeza a los pies? Nacer es un trauma sólo si al llegar a este mundo pierdes ese abrazo. El primero.

Por eso, y además de por todos los estudios científicos que cada día nos recuerdan la importancia de cuestiones como no cortar el cordón umbilical hasta que no deja de latir – algo que ya decía el abuelito de Darwin hace la tira de años – por eso, la hora después del nacimiento hay que dejar en paz a la madre. Y al hijo, para que puedan recuperar el abrazo, piel con piel, reptando hasta el pecho guidado por el olor conocido del líquido amniótico que se percibe en la leche, hacia la voz y el sonido del corazón de mamá que ha estado escuchando los últimos meses, para finalmente encontrarse con su mirada, en un abrazo.

Por eso, y además de por todos los estudios científicos que cada día nos demuestran la importancia de procurar no romper ese continuum, esa comunicación que se ha mantenido constante durante nueve meses, por eso es tan importante Que no os separen.

Porque el origen es un abrazo, en los abrazos encuentras tu casa y después del abrazo sólo queda el miedo.

Abrazar es gratis. Los abrazos salvan. Abrazaos. Mucho.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*