Problemas durante la lactancia materna: mastitis

lactancia_materna_mastitisProblemas durante la lactancia materna: mastitis

En post anteriores hemos comentado la importancia de la lactancia materna y todos los beneficios que tiene sobre el bebé y su madre. Nosotras, como buenas matronas, estamos a favor de la lactancia materna y, en nuestro día a día abogamos por ella y trabajamos para que todas las mujeres que pasan por nuestros paritorios se vayan con una buena lactancia instaurada.

Como dice Carlos González, pediatra especializado en lactancia, es “un regalo para toda la vida”, pero eso no quiere decir que sea fácil. A veces, surgen dificultades que hay que solventar. Hoy vamos a hablar de la mastitis, uno de los principales motivos de abandono de la lactancia materna.

Consiste en una inflamación de uno o varios lóbulos de la mama. Puede ir acompañada o no de infección. Normalmente suele aparecer  en las primeras 10-12 semanas desde el inicio de la lactancia. Normalmente suele ocurrir en una sola mama.

¿Por qué se produce la mastitis?

Por una retención de leche en los conductos galactóforos (los conductos mamarios que transportan la leche desde la mama hasta el pezón). Esto hace que se inflamen y, por consiguiente, que la mama también aumente de tamaño. En esta situación estamos ante una mastitis NO infecciosa.

Si este cuadro no se resuelve, puede dar lugar a la mastitis infecciosa porque la retención de leche favorece el crecimiento de bacterias.

¿Cómo puedo identificarla?

Normalmente, los síntomas se inician de repente.

Los síntomas más característicos son dolor intenso en la mama y signos de inflamación en una zona según los conductos afectados.

Además se acompaña de otros síntomas más generales como fiebre, malestar general, etc.

Si tienes grietas en el pezón o ingurgitación mamaria es más probable que desarrolles una mastitis si ambos no se han tratado a tiempo.

¿Cómo puedo prevenirla?

-Es importante que en cada toma tu bebé haga un vaciado correcto de la mama. Una postura correcta tanto tuya como de tu bebé es fundamental para conseguirlo.

-No debes utilizar ropa que te apriete demasiado el pecho.

-Si se te ha obstruido un conducto, acude a tu matrona o médico de cabecera para que lo trate a tiempo y no se complique.

Tratamiento

-Debe de iniciarse de forma precoz para evitar complicaciones.

-Hay que continuar con la lactancia materna a demanda. Tu médico se encargará de ponerte el tratamiento compatible con la lactancia.

-Puedes ponerte calor local antes de cada toma y dar un pequeño masaje para favorecer el vaciado de la mama.

-El hielo local después de las tomas ayuda a disminuir la inflamación y aliviar el dolor.

-La homeopatía es eficaz en estos casos, ya que puede recurrirse a ella sin que la leche materna se vea alterada. Consulta con un profesional especializado en esta terapia que te recomiende el tratamiento homeopático adecuado a tu caso.

-Ante cualquier duda, acude a tu médico de cabecera o matrona.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*