Lactancia inmediata, termorregulación y más

lactancia inmediata
Ya hemos hablado de la importancia del establecimiento de la lactancia inmediatamente después del parto. También hemos hablado de la enorme importancia que tiene la fase primal (estadío fetal, parto, postparto inmediato y crianza) en el desarrollo y salud de nuestros hijos, futuros adultos.

Un estudio científico, realizado en el Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona y el CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición en Barcelona que se publica en la revista ‘Cell Metabolism‘ viene a aportar nuevos datos que confirman la importancia del inicio inmediato de la lactancia.

Según este estudio la succión del pecho estimula la producción de un compuesto, el FGF21, (factor de crecimiento de fibroblastos) que liberado por el hígado permite al organismo utilizar un tipo de grasa especial (la grasa parda o grasa marrón) para regular la temperatura. Uno de los objetivos críticos de un recién nacido es acomodar su temperatura corporal de unos 37 ºC a una temperatura ambiental mucho menor y mucho menor de lo que tenía en el útero (esos mismos 37 ºC más o menos). El inductor clave de esta producción de calor es el FGF21, que como hemos dicho, se activa mediante la succión y depende del consumo de leche y de su concentración de lípidos.

Pero es que además este FGF21 es un importante regulador del metabolismo adulto.

Los investigadores españoles creen que lo que sucede en estas primeras horas de vida podría tener consecuencias para el individuo que se mantienen durante la vida adulta. Dado que el factor FGF21 puede corregir los trastornos metabólicos de ratones obesos y diabéticos, se piensa en él como un posible antidiabético.

Villarroya, director del estudio, señala que existen muchas evidencias de que las alteraciones dietéticas, genéticas, ambientales o de otro origen en el funcionamiento metabólico durante la vida fetal y neonatal en sus inicios puden hacer a un individuo en propenso a desarrollar diabetes y obesidad en la vida adulta.

«Se desconocen los mecanismos precisos por los que esto sucede. Observamos que un episodio ‘natural’ en la vida postnatal es un repunte en los niveles de FGF21 en respuesta a la succión. Sería importante saber si cualquier alteración en la intensidad de este episodio que se produce de forma natural podría tener consecuencias negativas en la vida adulta«, añade Villarroya.

Así que, de nuevo, ya sabeis. Cuando vayais a parir buscad un hospital que permita el inicio de la lactancia inmediatamente después del parto, aunque éste haya ocurrido por cesárea. Es posible. Que no os separen.

Via | EuropaPress
Foto | KellySue

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*