Lactancia inmediata después de cesárea

Después de una cesárea es posible amamantar. Yo soy, por dos veces, la prueba viviente de ello. Sin embargo, la lactancia tras una cesárea suele ser más complicada. El principal problema ocurre porque tras una cesárea y salvo en honrosas excepciones, como el 12 de octubre, el bebé es separado de la madre durante un tiempo que depende del protocolo hospitalario.

Es el protocolo y no la ciencia el que manda a la madre de regreso a su habitación o a la sala de reanimación y al bebé al nido o con papá. Parece obvio que en este asunto estamos en manos de la compasión del que dicta las normas para neonatos. En mi viaje al infierno de los acientíficos protocolos de parto españoles he conocido mujeres que han permanecido solas, en REA, sin saber si sus hijos estaban vivos o muertos durante más de 12 horas. Nosotras tuvimos más suerte, Ana «sólo» pasó dos horas en la cuna térmica mientras yo tiritaba de frío y de miedo, eso sí, rodeada hasta del apuntador en mi cuarto.

La separación tras la cesárea (y el nulo conocimiento en lactancia materna del personal de la clínica) me trajo de regalo grietas sangrantes, una ingurgitación que no pudieron parar con nada, dos mastitis de las de 40 de fiebre, un dolor punzante que me hacía ver las estrellas durante los diez primeros segundos de toma hasta que la niña cumplió unos seis meses producido por una mala postura que no se pudo corregir, tomas interminables, toneladas de inseguridad y eso sí, mucha, pero mucha mala leche. De la que engorda. Casi dos kilos el primer mes.

Un montón de problemas que no evitaron que yo, que soy afortunadamente muy cabezona, amamantara a mi hija hasta pasados los tres años y medio. Un montón de problemas que podrían haberse evitado sencillamente no separándonos. Como en el vídeo que os dejo a continuación. Porque se puede dejar que el bebé se enganche a la teta instintivamente después de una cesárea. Porque el primer agarre siempre es bueno. Y porque sólo es necesario querer permitirlo. O exigirlo.

Si estás embarazada, haz un plan de parto en el que indiques que no quieres que te separen de tu bebé ni siquiera si el nacimiento se produce por cesárea a menos que sea absolutamente imprescindible y esta necesidad esté bien documentada. Porque se puede. Esta es la prueba.

0
4

4 Comentarios

  1. Mamá Moderna 13 junio 2012

    Hola Irene, normalmente no me gusta dejar links en los comentarios pero me gustaría compartirte mi experiencia.

    Yo tuve dos procesos de parto, dos cesáreas y dos lactancias maternas exitosas, sin muchas cosas en contra.

    Soy muy afortunada y se que no es lo que pasa con muchas, pero te dejo aquí unas líneas y algunas ideas para que la lactancia no se interrumpa si te hacen cesárea. http://www.mamamoderna.com.mx/2010/06/cesarea-y-lactancia.html

    Con cariño.

    Susana

  2. Teresa 7 marzo 2014

    Yo soy mama de dos mellizas d 4 meses, vinieron al mundo por cesárea y estoy totalmente d acuerdo contigo en la NO separación del bebe tras la intervención, así lo pedí yo y así lo hicieron, pedí piel con piel y si ocurriese cualquier cosa conmigo que se las pusieran al papa, afortunadamente todo fue genial y me las pusieron d inmediato, además las niñas se engancharon cada una a un pecho desde el minuto uno, con muy buen enganche. Di a luz un martes y no tuve subida hasta el domingo, y las niñas no dejaron d mamar.
    Lo que quiero decir es k lo natural siempre es lo mejor pero tiene que primar el sentido común, no se puede tener a un recién nacido 6 días sin comer porque hay que ser naturales, así k el viernes les di un biberón de apoyo( no me arrepiento) se hubieran deshidratado, a día de hoy siguen con el pecho y espero que por mucho tiempo, pero sin extremos…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*