La leche materna mata el VIH

vih

Parece ser que tal cual. Un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Norte y publicado en PloS Pathogens indaga sobre los porqués de que la lactancia materna proteja a los bebés de madres infectadas del contagio por el virus de inmunodeficiencia humana, causante del SIDA.

Ya las últimas recomendaciones de la OMS advertían de que suspender la lactancia materna en bebés de madres infectadas por el VIH era peligroso ya que aumentaba el riesgo de transmisión vertical – de madre a hijo – que se produce durante el parto. Ahora, estos investigadores de Carolina del Norte, gracias a un modelo humanizado de ratón han descubierto que la leche materna es capaz literalmente de matar al virus. Los ratones humanizados han sido modificados para que su sistema inmune funcione exactamente como el del ser humano, por lo que el virus del SIDA los infecta igual que si fueran personas y la respuesta del sistema inmune es idéntica a la que se daría en un ser humano.

Este estudio, además de añadir nuevas ventajas a las ya conocidas – y cada vez más numerosas – sobre lactancia materna, puede además servir como inicio para encontrar sustancias naturales, presentes en la leche, que puedan contribuir a frenar el desarrollo o la transmisión del virus en humanos adultos, aunque probablemente tenga mucho que ver con células pertenecientes al sistema inmune, como linfocitos – precisamente las células que se ven atacadas por esta enfermedad.

Otra buena noticia para todas nosotras, fundamentalistas de la teta. Porque aunque en España la transmisión y el control del SIDA esté bastante optimizada con el uso de antirretrovirales y otros compuestos que dificultan los mecanismos del virus de infectar o de replicar su código genético en el interior de las células humanas, disminuyendo así su contagio o su proliferación y por tanto el desarrollo de la enfermedad habiendo prácticamente convertido a esta patología en algo crónico, no hay que olvidar que las medicinas son caras, no son inocuas y disminuyen la calidad de vida. Mientras que la teta es gratis. Del todo.

Y es que con la lactancia materna, suma y sigue.

0
2

2 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*