Lactancia en el parto: cuestión de principios

amamantar01Todos los expertos coinciden: para mejorar las posibilidades de tener una lactancia exitosa, lo ideal es empezar cuanto antes. Si es posible en la misma sala de partos, o incluso en el quirófano, si el bebé ha nacido por cesárea y la madre está consciente y en condiciones. Durante la primera media hora tras el nacimiento, el bebé está alerta, activo, preparado para lo que la naturaleza ha dispuesto para él. Las exploraciones, las pesadas y el tallaje, las vacunas, pueden la mayor parte de las veces esperar. Un buen reconocimiento puede hacerse con el bebé sobre el vientre de la madre.

El truco es simple: se deja al bebé sobre el cuerpo de la nueva mamá y es él mismo el que encuentra su objetivo. ¿Nunca te habías preguntado por qué tus areolas se han vuelto tan oscuras durante el embarazo? Pues aquí está la respuesta. Un bebé recién nacido sano es capaz por sí mismo de ir «escalando» por el cuerpo de mami,  guiado por el color oscuro de los pezones, por el olor de la leche (muy parecido al del líquido amniótico en el que ha vivido durante sus primeros meses), y gracias a sus reflejos de búsqueda y succión,  engancharse a la teta él solito. La primera vez que un bebé se engancha a la teta sin interferencias, siempre lo hace bien. Así de simple, así de asombroso.

Las hormonas presentes en todo el trabajo de parto facilitan la tarea, los instintos primitivos, mamíferos, la harán posible. Sólo hay que bajar la luz, hablar bajito y dejar que mamá y bebé se enamoren.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*