Científicos modifican vacas genéticamente para que produzcan leche «humana»

vaca

Definitivamente esto es lo último que me quedaba por ver. Un equipo de científicos chinos de la Universidad de Agricultura han sido capaces de modificar genéticamente a 300 vacas. Su objetivo era introducir genes humanos de modo que la leche producida por estos animales fuera más similar a la leche humana.

Los científicos dicen que las vacas modificadas genéticamente son seguras y están sanas y que el producto que se obtiene es mejor que la leche adaptada para bebés, con lo que en el futuro se podría sustituir la leche en polvo, que proviene de vacas normales, por este otro tipo de leche, más parecida a la de los seres humanos. Por supuesto esta nueva leche también tendría que ser adaptada a las necesidades del bebé. Porque sigue siendo leche de vaca. Y procesada y embotellada (o envasada) para su venta y distribución.

Según estos investigadores con este proyecto la leche obtenida contendría sustancias que ayudarían al bebé a luchar contra las infecciones y a madurar su sistema inmune, ya que estos nutrientes están presentes en la leche materna pero no en la leche de vaca modificada que se consume ahora.

Y yo voy y casi me lo creo.

Bueno, sí, algún nutriente habrán incorporado por este método, pero serán tan pocos que dará pena.

El papel de la lactancia materna en el sistema inmune del bebé es cada vez más conocido, aunque tan complejo que probablemente nos quede mucho por saber. La leche materna contiene células vivas (linfocitos T y B) que combaten las infecciones, así como anticuerpos específicos contra todas las enfermedades a las que la madre se ha visto expuesta a lo largo de su vida y contra los microbios que se va encontrando por el camino, además de moléculas que sirven para «sellar» los huecos del intestino delgado inmaduro del bebé, montones de compuestos relacionados con la defensa frente a enfermedades e incluso bacterias «amigables», las presentes en la piel de la madre, que pasarán a formar parte de la flora intestinal del niño, desplazando a otras bacterias más agresivas o perjudiciales.

El sistema inmune no sólo afecta a las infecciones. Muchísimas enfermedades como la diabetes tipo I o la celiaquía o las alergias están relacionadas con un mal funcionamiento del sistema inmunitario y ya se conoce el papel de la lactancia materna en algunas de ellas.

La leche materna es un alimento vivo. Cambia de composición a lo largo del día y a lo largo de una misma toma en respuesta única y exclusiva a las necesidades específicas de un bebé específico en un entorno específico. Es por estos motivos que la OMS no equipara la leche materna tomada directamente del pecho a la leche materna extraída o la leche de una donante (las tres primeras opciones en alimentación infantil según la OMS, por delante de los sucedáneos de leche de vaca).

Así que, para igualar las propiedades de la leche materna, esas pobres vacas modificadas genéticamente no sólo deberían ser modificadas para que su sistema inmune reaccionara ante los virus o bacterias que afectan al ser humano (que no tienen porqué ser los mismos que enferman a las vacas, sobre todo si hablamos de virus) sino que además para que la cosa se asemejara aún más la vaca debería estar en casa del bebé y el bebé debería tomar la leche directamente de la vaca.

¿Y para qué quieres una vaca lechera si tú misma eres un mamífero? Mamífero lechero es redundante

Convertir vacas en seres humanos ha de ser una cosa carísima, aunque no dudo de que a la larga se puedan lograr «cositas». Eso sí, no quiero ni pensar lo que costarán ese tipo de leches. Imagino que en unos cuantos años tendremos entonces distintas leches adaptadas bien clasificadas por su precio, con lo que podremos conseguir ciudadanos que tomen leche de segunda y leche de tercera. Porque la leche de primera la seguirán tomando los bebés amamantados.

La leche materna es gratis, pero tiene la desventaja de que nos vuelve agresivas en lo que se refiere a defender a nuestra prole, reivindicativas de nuestros y sus derechos y bastante cabreadas con un sistema que nos aparta de nuestros hijos cuando aún nos necesitan con el único objetivo de que sigamos produciendo.

Así la industria no deja de inventar. Ahora vacas transgénicas. Pues qué bien.

(La verdad es que espero que sea una broma)

0
5

5 Comentarios

  1. Caro 5 abril 2011

    «La leche materna es gratis, pero tiene la desventaja de que nos vuelve agresivas en lo que se refiere a defender a nuestra prole, reivindicativas de nuestros y sus derechos y bastante cabreadas con un sistema que nos aparta de nuestros hijos cuando aún nos necesitan con el único objetivo de que sigamos produciendo.»

    TE- SA-LES 🙂

  2. Aurelio 5 abril 2011

    Si la noticia se hubiese publicado el 1 de abril estaría más tranquilo sabiendo que es una broma del April’s Fool day, pero no, es del día 2.
    En fin…

  3. Silvia Durá 31 agosto 2012

    ¡¡Algún día, el ser humano en su mayoría se dará cuenta de las burradas que ha hecho en nombre del consumismo industrial!! Y ojalá que el precio que habrá que pagar por haber hecho esas burradas no sea demasiado caro…

  4. ARLETT 18 septiembre 2012

    quio oso..a no es sierto que fea sooi jajaa..a no es cierto xkk

  5. carla 14 noviembre 2012

    hay qu cuidar los alimentos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*