Cesáreas en compañía

bebesLas mamás de Madrid estamos de enhorabuena. El Hospital Universitario 12 de Octubre permitirá que el padre, u otra persona a elección de la mujer, asista al parto aún cuando éste sea realizado por cesárea. La iniciativa se incluye en el Plan de Humanización del Centro Materno-Infantil, que tiene también previsto eliminar la postura de litotomía (tumbada boca arriba) obligatoria durante la fase de expulsivo. Lo dicho, esto es una gran, gran noticia.

Una cesárea, principalmente si se decide realizarla a lo largo del parto por motivo de alguna complicación que puede ser grave, puede ser vivida por la madre como un momento traumático. Aunque todos los expertos consideran que es siempre mejor practicar las cesáreas con anestesia epidural, no sólo para evitar los mayores riesgos de una anestesia general, sino para permitir a la madre vivir el momento del nacimiento de su hijo de forma consciente.

Estar despierta en un quirófano, conectada a montones de aparatos y escuchando como un bisturí eléctrico te abre el útero puede generar mucha tensión y miedo en la mujer, sobre todo si en ese momento teme por su vida o por la de su hijo. La sensación de vulnerabilidad, de soledad y de pánico puede tardar mucho, mucho tiempo en superarse, convirtiendo a estas mujeres en candidatas seguras a una depresión post-parto o a sufrir síndrome de estrés post-traumático, a consecuencia del nacimiento de su hijo.

Así, la actitud del personal sanitario en estos casos es crítica, y lamentablemente, muchas veces dista mucho de ser idílica. Por eso, en mi opinión, es fundamental que la mujer esté acompañada por alguien de su confianza, simplemente para que le de la mano.

La presencia del padre en este tipo de nacimientos tiene además ventajas para el bebé, ya que si la madre no está en condiciones, puede ser él quién lo reciba, se implique en los cuidados del recién nacido e incluso se encargue de colocar al niño en el pecho de la madre. Todo esto, aunque parezca insignificante, tendrá un efecto beneficioso y duradero en la relación papá – bebé.

Desde aquí, agradecer al Hospital 12 de Octubre de Madrid por ser pionero en éstas y otras iniciativas encaminadas a mejorar los aspectos afectivos del nacimiento, tan importantes y, sin embargo, tan olvidados y animo a otros hospitales del Sistema Nacional de Salud y centros privados a unirse a este tipo de planes. Porque, desgraciadamente, hasta la fecha, es casi imposible encontrar centros que permitan a las mujeres estar acompañadas por un ser querido en un momento que puede ser a la vez el más feliz y el más terrible de sus vidas.

Sé que los cambios no serán inmediatos, que se necesitará mucha paciencia por parte de todos para adaptarse a la nueva situación, que existirá parte del personal que será reacio, y que todo el mundo tendrá que poner de su parte.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*