Mi hijo está enganchado a la tele.

gestion tv

Es obvio que a la mayoría de los niños les encanta la tele. No se sabe muy bien porqué, pero es encender una y que los chavales se queden como embrujados mirándola. Si los dejas, pueden estar horas y horas. Y no hacen otra cosa.

Ver demasiada televisión es malo. No sólo para la salud sino en todos los aspectos. ¿Te has fijado en que cuando estás viendo la tele «picas» y comes más? Uno de los efectos de la televisión es que favorece la obesidad, no sólo por el sedentarismo, sino también porque al estar distraído comes sin poner tanta atención y eso hace que ingieras más cantidad. Eso pasa también con los niños. Además, la televisión afecta al sueño. Tanto en calidad como en cantidad. Y para colmo los contenidos suelen dejar bastante que desear: violencia, sexismo, abusos…, ni los programas infantiles se salvan de estereotipos. Terrible. Y además, si tienes más de un hijo, siempre es fuente de conflictos.

Gestionar el uso de la tele no es fácil, pero hay que hacerlo. Usar la televisión como niñera es algo que todos los padres hemos hecho alguna vez. La vida es dura y a veces no nos queda tiempo o ganas de ponernos a hacer manualidades, o tenemos que trabajar o hay que hacer la cena. Pero no es aconsejable hacerlo mucho o de forma habitual.

Principalmente hay que controlar el tiempo. Pero también los contenidos.

Poner unas normas de uso claras (no se ve la tele mientras se cena), optar por estrategias de evasión (cenar en la cocina, donde no hay tele), eliminar las televisiones de los cuartos de los niños, o poner límite de horas, son algunos de los consejos que puedes encontrar para aprender a gestionar el uso de la televisión. Aunque lo mejor es que, si tienes tiempo y ganas, tengáis otros planes además de quedarse sentados viendo la televisión. Ir a jugar al parque, pasear al perro, apuntarse a algún deporte o actividad cultura, ir a la biblioteca…, todo el tiempo que pases haciendo cosas no lo pasarán sentados frente al televisor.

En cuanto a los contenidos, pues cuando son muy pequeños siempre es posible aplicar la censura :D. Si no quieres que vean un canal concreto puedes incluso no sintonizar ese canal. Seleccionar los contenidos ahora es más fácil puesto que con algunos televisores incluso es posible conectarse a internet. Algunos documentales están bien y la televisión también tiene su lado positivo: es muy útil como elemento educativo. Cuando ya son más mayores y no hay forma de evitar que vean ciertos programas, compartir ese tiempo con ellos también puede ser una buena idea. Siempre se puede ir «comentando la jugada» y hasta de la serie infantil más tonta se puede sacar algún debate y alguna enseñanza.

Lo más importante en cuanto a la tele es, por tanto, que no la vean demasiado, ni demasiado solos. Por lo demás, tampoco es tan mala.

Foto | donnierayjones

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*