Los otros veranos

calpe

Si Verano Azul sigue siendo un clásico es porque nos trae a la memoria aquellas vacaciones de cuando éramos niños.

Yo llevo veraneando en el mismo sitio desde que tenía un par de años. No es mi pueblo, pero como si lo fuera y ahora vengo con mis hijas. La cosa ha cambiado mucho, no sólo en el paisaje. La frase típica de “antes todo esto era campo” se puede aplicar a toda la costa mediterránea gracias a nuestras estupendas leyes de costas. El campo ahora más bien brilla por su ausencia. De aquellos pueblecitos de pescadores ya no queda nada.

La “civilización” tiene sus ventajas, no nos vamos a poner dramáticos. Por ejemplo ahora no necesito a ningún vecino con coche para acceder a una farmacia, la tengo al lado. Comercios, médicos, supermercados que abren los domingos…cuando yo era pequeña la logística era mucho más complicada. Y el acceso a determinadas cosas era muy limitado, algo que los de Madrid no llevamos bien al principio.

Pero la explosión del ladrillo, no nos engañemos, ha cambiado la vida en muchos aspectos a peor.

Antes todo esto era campo. Y así vivíamos aquí los veranos. Casas en los árboles, batallas de piñas, almendros e higueras de camino a la playa…El mayor recuerdo que tengo de Calpe es la libertad. Aquella libertad de la que ya no se podía disfrutar en un Madrid de los años ochenta se vivía en Alicante todos los veranos. Toda la vida en la calle. Sin adultos.

Mis hijas no tienen eso. Demasiada gente, demasiados coches, demasiados peligros que antes no existían. Y recuerdo mis vacaciones, en las que el tiempo se acababa haciendo eterno y a la vez corto, y siento bastante tristeza por la libertad perdida.

Tengo la certeza de que los niños cada vez tienen menos espacio para ser niños, de que “el progreso”, que facilita la vida de los adultos en muchos aspectos, en realidad va en contra de nuestro propio futuro. No se puede ser un adulto sano si de niño no puedes jugar. Mucha play station, mucha extraescolar, mucho inglés y mucha tecnología, pero ya no hay campo. ¿Cómo creces sin poder correr?

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*