Los niños y las fiestas populares

fiestas populares

Con la llegada de la primavera y el buen tiempo llegan también las fiestas populares a todos los pueblos de España. Santos, vírgenes y demás se pasearán por nuestras calles con afán lúdico todos estos días, romerías y verbenas nos acompañarán todo el verano y, a veces, no nos dejarán dormir.

Es verdad que puede llegar una etapa en tu vida en que las fiestas de tu pueblo no te gusten ni en pintura, probablemente ésa que va desde los 15 años – cuando ya empiezan a molestarte los pasodobles y Paquito el Chocolatero -, hasta que tus hijos cumplen cierta edad – ¿Qué madre de bebé lactante no acaba odiando El Tractor Amarillo en pleno mes de agosto, justo cuando el bebé acaba de dormirse?

Pero como todo en la vida es cíclico pues también las fiestas populares volverán a ser, y nunca mejor dicho, santo de tu devoción.

Y es que están tan bonitos vestidos de chulapos, o de lo que toque. Los niños tienen la facultad de devolverle el color y la magia a todo. Aprovechar las fiestas populares para recuperar parte de tu infancia, ser un poco menos exigente con los horarios y las rutinas, explicarles las tradiciones que han hecho de su lugar de origen lo que es y sobre todo, verlos tan guapos con sus trajes típicos, es una oportunidad maravillosa de hacer cosas con los peques que fomenten los lazos familiares y también los vínculos con su comunidad. Aprovechar para pasar un día en el campo, o para volver al pueblo con motivo de las fiestas, es lo mejor para que los niños también conozcan sus raíces, a sus familiares más lejanos…

Las tradiciones y el folclore pueden parecerte pasados de moda, pero son una excusa como otra cualquiera para pasar tiempo juntos y divertirse, que es de lo que se trata.

Felices Fiestas.

 

Foto | Daniel Vinuesa

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*