Jugando bajo la lluvia

 

lluvialluvia

Llega el otoño y llueve. Y por supuesto llueve a la salida del colegio. O a la entrada, da igual, el caso es que llueve, a cántaros, justo cuando peor nos viene.

Debe haber pocos sitios más peligrosos que la puerta de un colegio un día de lluvia. Tal vez el metro en hora punta si a la gente le diera por abrir los paraguas. Debe haber pocas cosas más peligrosas que una aglomeración de padres con paraguas y niños que salen con ganas de fiesta cargados con mochilas y trabajos escolares. La verdad es que además los paraguas son un engorro. Y siempre se pierden. Por no hablar de cuando hay viento y no sólo te mojas, sino que encima tienes que andar luchando para que no se dé la vuelta, o que no salga algún niño volando.

Las prisas y el estrés que nos entra en un día de lluvia no son normales. Tememos a la lluvia como si fuera una especie de líquido corrosivo, pero, así entre nosotros y a pesar de la contaminación, sólo es agua.

¿Cuánto hace que no caminas despacio bajo la lluvia? La realidad es que es uno de esos pequeños placeres que, cuando nos convertimos en padres, se nos olvidan, como si la lluvia fuera algo muy peligroso. Y sin embargo cantar, correr y jugar bajo la lluvia no sólo no tiene nada de malo, sino que puede ser toda una experiencia. Los charcos, el barro, las botas de goma que chirrían, los impermeables con los que no te puedes casi mover…, o a lo valiente, con ropa de calle, jugar bajo la lluvia es otra forma de divertirse.

Mojarse un poco no es malo, siempre que no estemos mucho rato con los pies húmedos, dejar que la lluvia nos cale es una experiencia sensorial que a los niños les encanta. Chapotear en los charcos, ensuciarse de barro y, en definitiva, disfrutar también del mal tiempo al aire libre, es bueno para ellos y también para que nosotros recordemos cómo tomarnos cosas como la lluvia con un poquito más de calma.

Los niños necesitan jugar al aire libre, también aunque llueva.

No tengas miedo de la lluvia.

Foto | Scooter Lowrimore

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*