¿Hay que obligar a los niños a dar besos?

besos

 

Algunos niños se niegan a dar besos. A los abuelos, a los tíos o tías y por supuesto a las vecinas o los extraños que les hacen carantoñas por la calle. Los besos son una expresión de afecto que implica bastante contacto personal y a algunos niños no les gusta y los reservan sólo para mamá y papá (y a veces, aunque nos parezca extraño, para las más variadas mascotas).

A pesar de que para nosotros los besos son una convención social y hasta cierto punto un signo de educación – besar a la abuela cuando te vas de su casa con tres tuppers llenitos de comida debería ser un derecho humano (de la abuela) – los niños no lo entienden así, porque ellos besan cuando quieren besar y no cuando es obligatorio. Así que nosotros, que estamos ya muy contaminados, nos ponemos nerviosos cuando nuestro hijo no quiere besar a nuestra suegra o a la vecina del quinto que le regaló la galleta.

Los niños son adorables y todos queremos que nos besen, pero no es conveniente obligarlos y ni siquiera insistir. ¿Has oído eso de que «no es no»? Pues con los niños funciona igual.

No hay que obligar a los niños a dar besos porque:

1. Es su cuerpo. Nuestro cuerpo debería ser inexpugnable, es decir, es nuestro y nadie tiene que obligarnos a hacer nada que no queramos con él, ni con 30 ni con 3 años. Si tu hijo no quiere besar a alguien, respétalo

2. Porque a ti no te gustaría que te obligaran a besar a alguien si no te apetece

3. Porque los niños no entienden de convenciones sociales y ya tendrán tiempo para aprender.

4. Los psicólogos recomiendan no obligar a los niños a dar besos para prevenir el abuso sexual. Cuando obligamos a un niño a complacer físicamente a un adulto le estamos enseñando que sus decisiones no son válidas, que sus negativas no tienen peso y que la necesidad o el deseo del adulto está por encima del suyo propio.

No te preocupes mucho, tu hijo dará todos los besos que quiera cuando quiera. Aunque lo más probable es que se los dé al gato, o que tú no lo veas 😀

Foto | carvalho

 

0
1

1 Comentario

  1. Paloma 10 febrero 2016

    Me parece muy interesante y útil vuestro post, muchas gracias! Yo tengo tres niños y me he encontrado en esas situación en unas cuantas ocasiones… Y algunos miembros de mi familia lo llevan especialmente mal. Me parece que a veces es mucho más difícil hacer entender estas cosas a los adultos que a los niños. Un abrazo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*