Cuidado con los punteros láser

punteros laser 3

Si tu hijo es de los que se pirran por un puntero láser, bienvenida al club. La verdad es que esos artilugios, que cada vez están más de moda, son tan divertidos como irritantes y, ahora, un equipo de investigadores en oftalmología asegura en Pediatrics  que su uso puede no ser tan inocuo como se pensaba.

Las lesiones oculares producidas por los punteros láser están clasificadas como «eventos muy raros». Según esta clasificación este tipo de accidentes se producen con una frecuencia de uno por millón, por lo que las advertencias sobre su uso y su regularización no son demasiado estrictas. Sin embargo, algunos oftalmólogos estadounidenses avisan de que se están encontrando con más casos de los que en principio se podría pensar.

Según estos expertos el problema se debe al mal etiquetado. En el estudio publicado en la revista de la Academia Americana de Pediatría se han comprobado los etiquetados de este tipo de artículos llegando a conclusiones un poco preocupantes. Los investigadores aseguran que la mayoría de estos productos aseguran tener una potencia de 1-5 miliwattios, una potencia segura para la vista y que por tanto entraría dentro de lo correcto. Sin embargo, las potencias medidas empíricamente según este estudio superan los 5 miliwattios en muchas ocasiones, una potencia peligrosa para los ojos.

Los accidentes con punteros láser ocurren cuando la persona, frecuentemente un niño, mira directamente al haz de luz o bien la luz incide perpendicularmente a su retina reflejada en un espejo o vidrio. Si el ángulo de incisión es oblicuo las lesiones que se producen en la retina suelen ser leves y asintomáticas, pero si el ángulo es perpendicular – por mirar directamente -, las lesiones en la retina son graves, afectan a la visión central y según los especialistas, tienen poco arreglo.

Supervisar a los hijos mientras usan este tipo de «juguetes», explicarles una y otra vez que no pueden mirar directamente al haz ni apuntar con él a otras personas y sobre todo, adquirir los productos en tiendas que garanticen que el etiquetado es correcto y evitar puestos callejeros o compras online, son las cosas que los padres podemos hacer para minimizar el riesgo mientras las autoridades y las asociaciones de consumidores consiguen que el etiquetado se ajuste a la potencia real.

Foto | mrevert

Fuente |

Pediatrics

September 2016

Retinal Injury Secondary to Laser Pointers in Pediatric Patients

Kunyong Xu, Eric K. Chin, Polly A. Quiram, John B. Davies, D. Wilkin Parke III, David R.P. Almeida

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*