Aprovecha el verano para combatir el estrés en niños

niños estres

 

El estrés y la ansiedad son cada vez más frecuentes en nuestra sociedad y no sólo aumentan cada año en toda la población sino que, desgraciadamente también lo hacen en niños y además con más frecuencia a edades más tempranas, según los expertos. Estrés y ansiedad no son lo mismo, aunque los síntomas se parecen y ambos provocan problemas de salud similares a medio y largo plazo. Encontrar herramientas para manejar el estrés en adultos no es difícil, aunque a veces requiere de ayuda profesional o incluso farmacológica, pero los niños sin embargo carecen en muchas ocasiones de recursos para manejar su propia ansiedad o estrés. Es por esto que los padres somos los más indicados para ayudar a nuestros hijos a ir adquiriendo estos mecanismos que les ayuden a manejar las situaciones estresantes o la ansiedad no sólo ahora, sino en el futuro.

El verano, con todo el tiempo libre, es una buena ocasión para ayudar a nuestros hijos a aprender a manejar el estrés. Por eso hoy os traemos una serie de consejos que esperamos que os sean útiles para este fin.

1. Quererles mucho y demostrárselo. Las sustancias químicas que promueven el estrés en nuestro cerebro no se llevan bien con las que promueven el amor. Cortisol y oxitocina son antagonistas y por eso los besos, los mimos y los abrazos reducen el nivel de estrés de todas las personas, cuanto más de los niños. Ser cariñoso con tus hijos les ayudará a tener niveles de estrés mucho menores. Las muestras de afecto son necesarias siempre, pero sobre todo en niños.

2. Hablar mucho con ellos. Hablar con la gente también reduce los niveles de estrés, aumentando la oxitocina. El ser humano es un animal social, al que le gusta vivir en grupos y por tanto establecer vínculos es una buena forma de disminuir el estrés. Hablar con los niños, escucharles con atención, poner interés en lo que nos cuentan, no minusvalorar sus sentimientos o sus experiencias fortalecerá nuestro vínculos con ellos y les ayudará a mantener el estrés a raya.

3. Jugar, reír, cantar. Casi todas las actividades del ser humano promueven la formación de vínculos y por tanto ayudan a relajar el estrés. Reír, cantar o bailar juntos y compartir actividades, sobre todo si son físicas, es una buena idea para reducir el estrés en niños pequeños.

4. No ser nosotros una fuente más de estrés. Los niños de hoy en día no tienen tiempo para ser niños. El cole, las extraescolares y sobre todo nuestras expectativas hacen que los niños de ahora parezcan mini-adultos construyéndose carreras profesionales desde los tres años. Nosotros los padres debemos ser capaces de no contribuir con nuestro propio miedo a este círculo. ¿Te preocupa el futuro de tu hijo? Lo mejor para tener un futuro saludable es tener una infancia relajada y feliz.

5. Predicar con el ejemplo. Vivir con dos adultos ansiosos es la mejor garantía para convertirse en un niño ansioso.

En la mayoría de los casos la causa del estrés en niños está muy cerca de sus padres. Recuerda que la homeopatía puede ayudarte también a ti con tus problemas de ansiedad o estrés y que esta terapia médica es recomendada en pediatría. Consulta con tu médico o farmacéutico. Aprovecha el verano  para pasar más tiempo divertido con tus hijos y relájate, así se combate el estrés.

Foto | swong95765

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*