¿Qué es un plan de parto?

Plan de parto

Hace años el parto era un proceso en el que la mujer era totalmente dependiente del hospital y de la actuación médica por lo que los profesionales sanitarios que atendían a la mujer durante el proceso eran los únicos que tenían capacidad y derecho a elegir sobre las posibles opciones a llevar a cabo durante el parto. Poco a poco el parto se ha ido humanizando dando cada vez mayor protagonismo a la mujer. En el año 2007 con la publicación de la “Guía de Práctica Clínica de Atención al Parto Normal” del Ministerio de Sanidad y Consumo se dio un paso más. Hace años que en el resto de Europa las mujeres presentan su plan de parto, pero en España sigue siendo poco habitual.

Actualmente, no todos los hospitales aceptan un plan de parto. Aconsejamos preguntar a tu matrona del centro de salud y/o en las visitas guiadas de los hospitales la posibilidad de presentar un plan de parto así como preguntar sobre las prácticas habituales durante la dilatación, el parto y postparto.

El plan de parto es un documento que elabora la mujer y su pareja sobre determinados aspectos en cuanto a la atención de su parto y postparto. Actualmente se pueden encontrar muchos formatos de plan de parto “tipo”  por internet pero aconsejamos elaborarlo junto a un profesional sanitario para conocer mejor tus opciones, resolver dudas y para no solicitar un plan de parto imposible de cumplir.

Opciones sobre las que puedes decidir en tu plan de parto:

– Acompañamiento: es recomendable estar acompañado durante la dilatación y el parto, ya que el proceso puede ser largo. Es importante elegir una persona que te de confianza y tranquilidad.

– Rasurado y enema: Ambas son 2 técnicas que se utilizaban de manera rutinaria hasta hace relativamente poco. Muchas mujeres lo prefieren por higiene pero no es necesario y resulta incómodo.

– Tratamiento del dolor: existen diferentes opciones para el manejo del dolor pero no en todos los hospitales cuentan con ello. Puedes optar por la epiduralcambios de postura, deambulación, etc.

– Monitorización fetal: en la mayoría de los hospitales se realiza monitorización continua pero en algunos hospitales se puede optar por monitor de forma intermitente.

– Uso de fármacos durante la dilatación: puedes recurrir a opciones como la homeopatía que resulta eficaz para aliviar la ansiedad de la futura mamá.

– Episiotomía: debes ser consciente que la episiotomía sólo se realiza si es necesario pero puedes comunicar al personal tu deseo de evitarla.

– Contacto piel con piel: es la mejor manera de favorecer la adaptación del recién nacido, fomentar la lactancia materna y el vínculo. A pesar de que en muchos hospitales amigos de los niños se incluye esta práctica de manera habitual, en muchos hospitales aún son reticentes.

Estas son algunas de las opciones más habituales que se presentan en los planes de parto, pero en este documento pueden tratarse muchos más aspectos. No dudéis en consultar con vuestra matrona/ginecólogo todos estos aspectos.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*