De paseo con tu hijo

paseo bebé
Pasear al bebé es importante para su desarrollo, tanto psíquico como físico.

A la hora de salir con el bebé hay que procurar elegir sitios cómodos y a ser posible con poca contaminación. Ir al centro comercial con el bebé, además de no ser aconsejable por la concentración de virus en el aire, no es pasear al bebé. El bebé debe pasear al aire libre, incluso en invierno aprovechando las horas de sol, lo que además de estimularle favorecerá la síntesis de vitamina D, que es imprescindible para fijar el calcio de los huesos.

Si es invierno, abrígalo bien y procura evitar entrar y salir de sitios con la calefacción muy alta. Pasea por zonas soleadas, mejor a mediodía si es posible. Si es verano procura que vaya fresquito y con protección solar – pregunta a tu farmacéutico cual es la idónea en función de la edad de tu bebé, si es muy pequeño tendrás que cubrirle con ropa fresca, de algodón o tejidos naturales. Trata de pasear por la sombra y evitar las zonas centrales del día. Tampoco es aconsejable que entres y salgas de locales que tengan el aire acondicionado muy fuerte. El frío en si no es malo, lo malo son los cambios de temperatura.

En ambas situaciones conviene protegerles la cabeza. Los bebés regulan muy mal la temperatura corporal y tienden a perder calor principalmente por la cabeza, así que en invierno es fundamental sacarlos a la calle con gorrito de lana. Busca uno que tenga orejeras y de paso protegerás sus oídos de las temidas otitis. En verano es obvio que hay que tapar las cabezas para proteger de las insolaciones, muy peligrosas cuando los niños son muy pequeños.

Y poco más. Pasear a un bebé sin estar entrando y saliendo por las tiendas puede no ser el colmo de la diversión, pero siempre puedes aprovechar para mirar escaparates y tampoco es necesario que estés todo el día de pingo por la calle, con media hora o una hora diaria es más que suficiente. Si tu bebé es de los que se quedan dormidos en cuanto que te empiezas a mover, puedes aprovechar para sentarte en un parque a leer. En invierno si hace solecito también te vendrá bien a ti.

Y si no te queda más remedio que aprovechar para hacer recados mientras paseas al bebé, planifícalo: si vas a ir sólo a por el pan, mejor la panadería de la esquina, si tienes que comprar varias cosas en varios establecimientos tal vez sea mejor un centro comercial evitando las horas punta.

Ahora sólo queda escoger el medio de transporte: toda una ciencia que da para escribir ríos de tinta. Próximamente.

Ah, y por supuesto ¡también puede hacerlo papá!

Foto | AmberStrocel

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*