Cólicos del lactante

colicos

Los cólicos del lactante son el terror de los padres, sobre todo de los principiantes. Ese llanto descontrolado que persiste durante horas, suele producirse todos los días generalmente por la tarde y no parece tener ninguna causa aparente ni consuelo posible – no son gases aunque lo parezcan, no tiene hambre, no tiene sueño, ni frío ni calor…Verdaderamente desespera.

Se han escrito ríos de tinta acerca de los cólicos del lactante, pero la realidad es que nadie sabe por qué se producen ni tampoco muy bien cómo calmarlos. Armarse de paciencia suele ser el consejo más habitual para los padres agobiados, pero la verdad es que tampoco es muy buena solución. Desde el reflujo gastroesofágico hasta la depresión materna cualquier cosa se atribuye a los cólicos del lactante, pero una vez descartadas patologías fisiológicas, el bebé sigue llorando, nosotros no sabemos porqué y la frustración y el estrés inundan la casa.

El estrés. He ahí una de las causas más probables de los cólicos del lactante. El estrés es malo para todo y las madres novatas no solemos brillar por nuestra calma y tranquilidad. Tranquila, no es culpa tuya. Los bebés se estresan, principalmente porque se comunican fatal y no solemos entenderlos. El truco principal consiste en escucharle, con el instinto más que con las orejas. El llanto es una conducta vinculante que sirve para reducir estrés de forma indirecta: el bebé llora la mamá acude, en muchas ocasiones no necesita otra cosa más que contacto corporal (que no es poco, sino más bien todo lo contrario).

Cargar al bebé en una bandolera o fular durante gran parte del día te permite mantener el contacto piel con piel sin tener que permanecer amarrada a la silla. Alimentar a demanda, tanto si das el pecho como si das el biberón, compartir cama e incluir al bebé en tus actividades diarias – de ahí el fular – son buenos trucos para reducir los terribles cólicos del lactante, a menos estrés menos cólicos y todas estas prácticas contribuyen a tener un bebé tranquilo.

Si aún así los cólicos persisten la homeopatía puede ayudarte en dos sentidos: calmándote a ti y calmando al bebé. Medicamentos como el Lycopodium o el Colocynthis pueden mejorar bastante los cólicos del lactante y con la seguridad de que no se han descrito contraindicaciones ni interacciones medicamentosas, siempre por supuesto consultando con un especialista, que para eso está. Y sobre todo la tranquilidad de saber que son temporales, «sólo» duran hasta los seis meses – generalmente menos.

¿Habéis tenido un bebé con cólicos? ¿Cómo lo superasteis?

Foto | iskir

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*