8 consejos para prevenir accidentes domésticos en niños

8 consejos para prevenir accidentes domésticos en niños

El hogar representa uno de los escenarios donde con más frecuencia los pequeños sufren accidentes. Los niños son más vulnerables a sufrir caídas, golpes, quemaduras o atragantamientos en su propia casa.

Adelantarse a los accidentes elaborando un plan preventivo puede ser muy útil y puede ahorrarnos disgustos para ti y para tu pequeño, de modo que ponte manos a la obra.

1.- ¡No les dejes nunca solos! Procura que tus hijos no permanezcan mucho tiempo solos sin la vigilancia de un adulto. Si se están bañando esta precaución se hace más imprescindible aún.

2.- Vigila las caídas: coloca puertas al principio y al final de cada escalera. Utiliza alfombras antideslizantes y evita abusar de productos de limpieza para el suelo que puedan dejarlo resbaladizo (ceras, abrillantadores, etc). Presta atención en aquellos lugares donde exista riesgo de caída accidental: escaleras, ventanas, balcones…

3.- Cuidado con las intoxicaciones. Éste es uno de los accidentes domésticos más frecuentes en la infancia. Procura no dejar al alcance de los niños los medicamentos, productos de limpieza, bebidas alcohólicas y cosméticos. Colócalos en estanterías o armarios cerrados suficientemente altos como para que el niño no pueda alcanzarlos.

4.- Impide los ahogamientos: cuando prepares el baño hazlo con la cantidad imprescindible de agua y no les dejes solos. Si tienes piscina en casa, ésta debe estar vallada y con las puertas de acceso cerradas para que los niños sólo puedan disfrutar del baño acompañados por un adulto.

Para prevenir los ahogamientos con juguetes, el tamaño de los mismos debe ser el adecuado a la edad de tus hijos. Así evitarás que se los traguen al introducirlos en la boca.

5.- ¡Ojo con las quemaduras!: en la cocina es donde más riesgo tienen los pequeños de sufrir quemaduras. Si estás cocinando, mantenles alejados de la cocina y el horno. Del mismo modo, cubre todos los enchufes que haya en la casa con protectores específicos para protegerlos de las quemaduras eléctricas.

6.- Evita traumatismos con puertas, ventanas y cajones: para evitar que sufran contusiones y heridas en las manos al abrir y cerrar puertas, ventanas o cajones, existen multitud de dispositivos protectores.

7.- Si esto no ha sido suficiente y tu hijo ha sufrido un accidente que le haya provocado un hematoma o inflamación de la zona, puedes aplicarle como primera medida,  frío  local que ayudará a aliviar el dolor y a bajar la inflamación.

8.- Por otra parte, existen productos de cuidado diario de Laboratorios Boiron para calmar la piel como Dapis Gel, calmante apto para adultos y niños mayores de tres años o Árnica Gel que no es graso, penetra rápidamente al que puede recurrir toda la familia.

No obstante, ante cualquier otro tipo de lesión  no dudes en consultar a un médico de urgencias para poder hacer así un diagnóstico más amplio.

0
1

1 Comentario

  1. Educacion-emocional 4 noviembre 2015

    Buenos consejos. A veces dos ojos no son suficientes!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*