La revolución de las madres

mujeres

Empieza un otoño con ganas de hacer cosas.

Llevo unos siete años haciendo activismo en red. Desde aquellos días en los que absorbía información como una desesperada en las listas de Apoyo Cesáreas que luego diseminaba por los foros de embarazadas, a veces incluso de una forma un tanto cruel y falta de empatía, hasta hoy, han pasado muchas cosas. Y no sólo en mi vida. La revolución de las redes sociales no ha hecho más que comenzar. El viernes, tras año y medio de charlas, abrazos virtuales, risas y trabajo en equipo, por fin conocí a algunas de las coautoras de Una Nueva Maternidad, según Mireia Long, una guía para el revolucionario.

Y otras veces lo he visto ya.

Se puede. Se puede dar el salto, desde la red hasta la calle. El caso Habiba, la Estrategia para la Atención al Parto del Ministerio de Sanidad, gestada a pachas con El Parto es Nuestro, una organización que nació y creció en la red, la próxima rectificación de la SEGO sobre sus divertidísimas viñetas (¬¬), cada vez hay más ejemplos de que la revolución de las madres es posible.

El último ejemplo está sólo comenzando. Conciliación Real Ya acaba de nacer en Facebook. Y conociendo a algunos de sus miembros, va a dar la lata. Conseguir una conciliación real, que no pase por el imperativo de aparcar niños en guarderías desde que nacen, en contra de su y tu voluntad o abrir los centros escolares 24 horas al día 365 días al año no va a ser fácil en los tiempos que corren. Pero chicas, ahí están las suecas, las noruegas, las bielorrusas… ¿Por qué nosotras no?

Hace siete años, cuando yo empecé a moverme en red en entornos feministas, entendiendo como feminismo aquellos movimientos que trabajan para defender los derechos de las mujeres también en su calidad de mujeres, muchas de las cosas que hasta hoy han sucedido eran del todo impensables. En aquella época, en la que toser a tu ginecólogo estaba casi considerado como una herejía, cuando no se podía ni pedir que no te pusieran un enema o que no te rasuraran el pubis, – me perdonaréis, pero yo aún recuerdo los folletos del Instituto de la Mujer explicando cómo curarte las episiotomías, que suelen ser innecesarias, en lugar de explicarte cómo evitarlas – exigir rectificaciones era imposible. La diferencia hoy está sobre todo en un cambio de mentalidad. Y eso se debe principalmente a que ahora y pese a que suene increíble porque siete años no es nada, la información y la ayuda está ahí, al alcance de la mano.

Aprovechar las redes sociales para organizarse y exigir nuestros derechos es una oportuniadd que no se puede perder.

Locas, talibanas, feminazis, neomachistas, uteristas, antisistema, opusinas, hipppies…los calificativos, de lo más variopintos y contradictorios, seguirán produciéndose. Pero nos da igual. Sabemos lo que somos. Bloggeras, foreras, twitteras, chicas que pasaban por allí…Somos mujeres, somos madres. Mujeres en red.

Y estamos revolucionadas.

No nos mires. Únete.

Foto | Search Engine People

0
5

5 Comentarios

  1. Alejandro Busto Castelli 27 septiembre 2011

    A ver que da de sí esta nueva iniciativa. Me sumo a las mamás blogueras una vez más, en la espera de algún Papá con ganas de pedir excedencia, permisos, hacerse cargo de recoger y llevar niños a actividades varias, pedir y disfrutar postnatales más amplios, teletrabajar….etc, etc…
    Besos Irene

  2. Author
    Irene Garcia 27 septiembre 2011

    Temo que ya eres una de las nuestras 🙂

    Besotes

  3. Alejandro Busto Castelli 27 septiembre 2011

    🙂 ¡Un feminazi neomachista y opusino!! Estamos trabajando en ello…(con acento mexicano…
    Bs

  4. Author
    Irene Garcia 27 septiembre 2011

    No te olvides de hippie trasnochado, talibán y uterista. Hay que hablar con propiedad xD

  5. madrescabreadas 30 septiembre 2011

    Mil gracias, guapa! Sabía que podíamos contar contigo.
    Y sí, vamos a dar la lata, lo has acertado de lleno.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*