Enjaulados en la razón

23294_510148509036825_2098973594_n

Este viernes se celebra en Madrid un evento al que yo voy y que creo que debería ser considerado de interés general. Enjaulados en la razón: Comunicación emocional, una práctica hacia la libertad. Como ya he dicho muchas veces, el ser humano, desde el punto de vista biológico, no es más que un mono que camina de pie y con tendencia a comerse el coco. Pensar es una ventaja adaptativa, no cabe duda de que la humanidad ha llegado hasta donde está gracias a esa maravilla que es la mente. Pero para nuestra desgracia no siempre se piensa bien.

La cultura occidental se caracteriza por una cada vez mayor separación entre la mente racional y los sentimientos, como si lo que sentimos no tuviera nada que ver con nuestro cerebro y como si todo esto no afectase a nuestra salud física. Separar cuerpo y mente es un error y a pesar de que las emociones se sientan, muchas veces como algo físico – ¿quién no ha sentido nunca el corazón roto, o un nudo en el estómago? – y no se racionalicen, es la cabeza la que en realidad manda. Aprender a entender qué estamos sintiendo es el primer paso para empezar a pensar bien, la única garantía de supervivencia.

Os dejo el resumen que Alejandro Busto Castelli, de psicología CEIBE, nos deja. Animáos, es el viernes, es barato y además la recaudación va íntegramente destinada a Todo Golden, asociación que rescata perritos. No se puede pedir más.

Más info en FB.

«Una charla-taller dirigida por Alejandro Busto Castelli sobre nuestra esencia: la capacidad de sentir y de comunicarnos emocionalmente, huyendo de los tópicos, de lo intelectual, escapando de la jaula de la racionalidad.

La comunicación emocional es un poder oculto y olvidado, es el arte a través del cual transformar las relaciones sociales, es la solución de los conflictos interpersonales, es el camino para robar el alma de los otros.

¿De que o quién depende como nos comunicamos? ¿En manos de los otros y las circunstancias o dueños del camino, de lo que decimos y como lo decimos?

Para muchos alcanzar el encuentro profundo con la pareja, los hijos, amigos y compañeros de trabajo es una utopía con caminos desdibujados para recorrer.

Poner nombre a lo que sentimos, identificar lo que nos daña y desecharlo en una suerte de ecología emocional, desnudarnos a través de una comunicación honesta para vivir la aventura de descubrir al otro, es construir esos caminos por los que transitar lo utópico.

La comunicación emocional es ese camino.»

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*