No se quiere ir a la cama

sueño

 

Durante los meses de verano, sobre todo si vives en una ciudad que sufre altas temperaturas en esta época, la calidad del sueño disminuye considerablemente. Las noches de verano son esas noches del eterno dilema: ¿cierro la ventana y me guiso en mi jugo o la abro y me paso la noche escuchando al vecino arreglar el país, o peor, roncando como un bendito? Que los vecinos roncadores siempre duermen mejor es un hecho, que cuando no pegas ojo al día siguiente no hay quién te aguante también.

Y lo mismo pasa con los niños. El aumento de horas de luz y la falta de rutina pueden hacer que tu hijo decida que las nueve ya no son horas de irse a la cama. Todos nos acordamos de nuestra madre cerrando la persiana deprisa y corriendo como si así no nos fuéramos a dar cuenta de que todavía era de día. Los niños de ahora siguen dándose cuenta de todo, así que no caigas en el error :D

Si tus hijos ponen problemas a la hora de irse a la cama, tranquila, tengan la edad que tengan en verano se duerme menos. Te pasa a ti y les pasa a ellos. Dormir ocho horas seguidas por la noche y sin hacer siesta, que son los hábitos de sueño del adulto occidental, son probablemente más una costumbre que una necesidad biológica. La realidad es que no todos los seres humanos tienen el mismo patrón de sueño y es más que probable que en la antigüedad, cuando la única luz provenía del sol o del fuego de la cueva las horas de sueño durante el verano se redujeran mucho con respecto al invierno. Así pues tu hijo sólo está expresando lo que hacían sus antepasados en el Paleolítico. Y si hace calor también expresa malestar, claro.

Tener paciencia y ser flexible con las rutinas es lo mejor para manejar las negativas a la hora de irse a la cama en verano. Si todos disfrutamos de más horas, los peques también, puede ser un buen momento para ponerse a mirar las estrellas, una costumbre también ancestral. Lo mejor en estos casos es desterrar el agobio y tratar de disfrutar y procurar que durante el día el niño pueda echar una siesta si la necesita.

Y si el que tiene problemas de sueño eres tú recuerda que en nuestra web puedes consultar qué es la homeopatía y cómo puede ayudarte en el abrodaje del estrés o ansiedad y los trastornos del sueño asociados, también durante el verano. ¡Buenas noches!

 

Foto | Namibnat

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*