La homeopatía cuida de ti y de tu bebé

embarazo_homeopatia

Parece obvio decir, a estas alturas y en este blog, que toda futura mamá ha de cuidarse más que nunca, tanto por su propia salud como por la de su bebé. Porque, de nuevo a estas alturas, toda embarazada sabe que es necesario mantener una alimentación equilibrada, descansar suficientes horas, practicar ejercicio físico de forma moderada… Ahora bien, a pesar de todos esos cuidados sabemos que de vez en cuando tendremos alguna molestia: desde un dolor de cabeza, alguna náusea o vómitos, las molestas hemorroides…

Lo que quizá algunas embarazadas desconozcan es que tienen en la homeopatía un aliado eficaz para combatir durante su embarazo estos y otros muchos malestares. Y es que, además de su comprobada eficacia fruto de de la experiencia clínica de más de 200 años, los medicamentos homeopáticos cuentan con una reconocida tolerancia y carecen de contraindicaciones o efectos secundarios.


Pediatras, ginecólogos o matronas prescriptores de homeopatía
conocen bien los beneficios de los medicamentos homeopáticos en estos casos y es que durante el embarazo trata efizcamente las molestias más comunes:
• Digestivas: nauseas, vómitos, flatulencia, ardor gástrico.
• Problemas urinarios: cistitis.
• Trastornos circulatorios venosos: varices, hemorroides, pesadez de piernas.
• Dolores lumbares y articulares.
• Trastornos psíquicos: tristeza, depresión, cansancio…

Y llegado el momento del parto, la homeopatía ayuda a evitar la rigidez del cuello uterino y facilitar su dilatación, aliviando esas contracciones que empiezan a ser dolorosas consiguiendo que se vuelvan más rápidamente rítmicas. Es decir, ayuda a que el parto sea más rápido por lo que se vive con menor sensación de miedo por parte de la madre, lo que contribuye a reforzar el vínculo afectivo madre-hijo.

Además en el postparto inmediato atenúa los dolores, disminuyendo la fatiga y previene el riesgo de infección. Inmediatamente después, de cara a la lactancia, la homeopatía es prescrita para tratar la subida insuficiente de la leche, las fisuras del pezón, la astenia… y también para frenar la persistencia de secreción mamaria cuando se ha decidido interrumpir la lactancia.

Por último y de cara al desarrollo del bebé, la homeopatía es muy útil en el tratamiento de los cólicos del lactante, las alteraciones digestivas, las bronquitis repetitivas, la patologías amigdalares y óticas, las alteraciones del comportamiento o del sueño…

Como siempre os recomendamos: consultad con vuestro médico o farmacéutico cualquier tratamiento o duda que tengáis.

Más información | Vivirmejor.com | Vivirmejor.com | Colegio de farmacéuticos de Barcelona.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*