El estrés de la operación bikini

ansiedad dietas

Con estos últimos días tan primaverales seguro que ya hay más de uno y más de dos que empiezan a pensar en la operación bikini. La mayor parte de las dietas se realizan por cuestiones estéticas y no médicas. De hecho, hasta un 73% de los españoles que se ponen a dieta lo hace por una cuestión de imagen, sobre todo en el caso de las mujeres, olvidando que el principal motivo para perder peso es la salud y que no todo el que piensa que está gordo en realidad lo está tanto.

Uno de cada cinco españoles ha hecho dieta alguna vez, según se desprende de la primera Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española que presentó en 2011 la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). La mayor parte de ellas, sin embargo, se realizan sin ningún tipo de control médico, lo que en el mejor de lo casos te asegura un resultado cero, y en el peor incluso, problemas de salud.

Llevar una alimentación saludable hoy en día no es tan difícil sin necesidad de acudir a un especialista y la mayoría de las veces el simple hecho de eliminar o reducir los fritos y bollos y, en definitiva, comer con sentido común es suficiente para perder ese par de kilos de más cogidos en Navidades.

La pérdida de peso se convierte, además, en una obsesión para algunas mamás recientes. La sociedad en la que vivimos, enormemente interesada en que tengamos una imagen que sólo se consigue con horas y horas de Photoshop puede hacer que nos olvidemos de que lo importante no se ve con los ojos.

El postparto no es la mejor época para hacer dieta

Hay que recordar que el aumento de peso durante el embarazo es normal, un proceso fisiológico que sirve para asegurarse de que el bebé podrá obtener alimento después de nacer. También la lactancia materna ayuda de forma muy eficaz a perder el peso que se cogió durante el embarazo ya que mientras se amamanta casi puedes “ponerte las botas” – yo mojaba pan como una descosida, tenía hambre, qué le vamos a hacer, aún así perdí todos los kilos que llevé de más al parto y unos seis de propina en cada lactancia.

Si aún así crees que necesitas dieta para perder peso, lo primero que tienes que hacer es consultar con un especialista, porque además las dietas tienen un efecto secundario bastante desagradable. Dicen los expertos que no hay dieta que funcione si no es capaz de producir placer; y, en general, las dietas provocan ansiedad por la sensación de hambre o la impaciencia por perder peso, así que en muchos casos en vez de adelgazar se producen unas ganas irrefrenables de comer. Un círculo vicioso del que es difícil salir. De hecho, el estrés producido por las dietas, sobre todo por las no controladas por un profesional, es el principal motivo por el que se abandonan.

La homeopatía puede ayudarte a controlar la ansiedad que te produce la dieta, que además nos afecta principalmente a las mujeres. Consultando siempre con tu médico, los medicamentos homeopáticos son ideales para evitar las dietas yo-yó, en las que la ansiedad es tan grande que al final acabas engordando en lugar de adelgazar. No hay que olvidar que el estrés afecta al metabolismo de la glucosa y que esta puede ser la causa de que en cuanto te pones a dieta, sobre todo si es muy estricta, lo único en lo que piensas es en comerte un donut o una docena o en zamparte una tableta de chocolate a mordiscos.

Calmar la irritabilidad y el estrés asociados a una dieta sin acabar dormido por los rincones es más sencillo si usas medicamentos homeopáticos, ya que no producen somnolencia y no tienen contraindicaciones ni interacciones, y, por tanto, siempre bajo la supervisión de un especialista, es más fácil que consigas tu objetivo de bajar peso. Despacito y sin angustiarse, que la imagen es importante pero mucho más importante es la salud y la salud también está en aceptarse.

Foto | LoganBrum

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*