Cómo volver a las rutinas de sueño

dormir

 

Ya está aquí el otoño, el colegio, la rutina y…los madrugones. Se acabó la buena vida. La verdad es que el ser humano, como todos los animales, está diseñado para acostarse cuando cae la noche y despertarse exactamente cuando ya no tiene sueño, pero la vida moderna no nos deja más remedio que usar el despertador. Aunque nos cueste. Y claro, nos cuesta mucho más después del verano, época en la que las rutinas de sueño se aparcan por culpa del calor y de las vacaciones.

Para despertarse sin sueño lo mejor es acostarse a una hora que nos permita dormir todo el tiempo necesario. Esto, que parece una tontería, es la asignatura pendiente de la mayor parte de los adultos españoles. En España tenemos tendencia a acostarnos muy tarde, una tendencia que, como todo lo demás, heredan nuestros hijos.

Recuperar las rutinas de sueño lleva su tiempo, pero es importante hacerlo, sobre todo para que los peques no sufran tanto el estrés de la vuelta de vacaciones.

La mayoría de los coles empiezan el curso a mitad de semana, esto nos da tiempo a ir recuperándonos de los primeros madrugones y no pasar la primera semana con un cansancio excesivo, lo que contribuiría a aumentar el estrés e incrementaría el riesgo de que los niños se pusieran malitos nada más empezar. Pero a veces no es suficiente.

Hoy te traemos una serie de consejos para que volver a las rutinas y hábitos de sueño sea más sencillo.

1. Vuelve unos días antes de las vacaciones. Ya sabemos que queremos alargarlas todo lo posible, pero los niños te agradecerán que el cambio no sea del todo brusco.

2. Ve adaptando el horario unos días antes. Si no los dejas dormir hasta las doce probablemente por la noche tengan sueño a una hora algo más temprana de lo habitual

3. Restringe los refrescos de cola. La cafeína no es buena a ninguna edad ni en casi ninguna circunstancia, pero para los peques que han de dormirse pronto es lo peor.

4. Pon un horario a la tele. En verano todos nos acostamos más tarde y nos quedamos viendo la televisión muchas más horas por la noche. Si tienes niños pequeños ve adaptando también el horario de tele.

5. Pantallas fuera. Los dispositivos electrónicos como las tablets, los móviles o las consolas afectan a la calidad y a la cantidad del sueño. Ahora que se acaba el verano tal vez sea hora de recuperar también el horario.

6. Mucho ejercicio físico. Si los últimos días son movidos tendrán sueño mucho antes.

7. Paciencia y no agobiarse. Si tus hijos son de los que no quieren saber nada de ir adaptando el horario, tranquila, tampoco es una tragedia que los dos primeros días se mueran de sueño.

8. Estos consejos son válidos para niños de 0 a 99 años. En realidad los adultos nos adaptamos peor.

Si la vuelta a la rutina te produce estrés o ansiedad puntual y trastornos del sueño asociados recuerda que la homeopatía puede también ayudarte a manejar este tipo de situaciones. Consulta con tu médico o farmacéutico.

Foto | Amanda Trush

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*