Cólicos del lactante y homeopatía

lactancia homeopatia
Mi bebé llora mucho, ¿puede tratarse de un cólico?

Existen muchos motivos por los que un bebé puede llorar. Hasta que comienzan a hablar ellos se expresan a través del llanto. Puede que tengan hambre, cansancio, estén irritados, necesiten contacto físico, tengan dolor, fiebre, etc. Otra de las opciones es que tu bebé sufra cólicos, una situación que no sólo provoca molestias al pequeño, sino mucha ansiedad y agotamiento a los padres.

¿Cómo reconocer un cólico?

Los cólicos del lactante son episodios de llanto agudo, intenso y desconsolado que aparecen en bebés generalmente en el primer trimestre de vida. Suelen alcanzar su punto álgido a las 6 primeras semanas de vida y para los 3 o 4 meses los lloros se reducen considerablemente. Suelen aparecer tras las tomas pero también a cualquier hora del día, aunque normalmente son más frecuentes durante la tarde o la noche. El bebé tiende a colocarse con las piernas flexionadas sobre el abdomen, apretar con fuerza los puños, emitir gases intestinales y mostrarse muy irritado.

Estos episodios pueden durar varias horas durante los cuales los padres tienden a exasperarse. No todos los bebés son iguales y lo que sirve para uno igual no es útil para otro, pero aquí os dejamos algunos consejos que pueden hacer esas horas menos desesperantes: [1]

  • Hacer ruido: Al bebé le gustan los sonidos que le recuerden el ritmo del corazón o los ruidos que oía en el vientre. Por ejemplo, el sonido de una cascada.
  • Dar un masaje: Al disfrutar de un suave masaje puede cesar el llanto pero debes tener cuidado a su reacción porque es posible que se sobreestimule.
  • Silencio: Como ya hemos dicho no todos los bebés son iguales por eso si has probado con el primer consejo y no surte efecto, intenta no hacer ruido y aumentar la oscuridad de la habitación.
  • Movimiento: A los bebés el moverse suavemente les tranquiliza por lo que ayúdate de una silla mecedora o una vibradora. También puedes probar a cambiar de ambiente y sacarlo el cochecito o la mochila frontal.
  • Envuélvelo: Envolver al bebé en una manta le hará sentirse más seguro.
  • Un baño: Bañar al bebé con agua tibia puede distraerlo y relajarlo. Además un golpe rítmico será de ayuda para tranquilizarlo.
¿Por qué se producen?

Realmente la causa es desconocida, aunque hay muchos factores que pueden estar implicados en su aparición. En la mayoría de ocasiones estos se deben a la acumulación de gas intestinal en el bebé, bien porque hay un aumento en la producción de gases, debida a la inmadurez del intestino de los más pequeños, o bien por la dificultad a la hora de eliminarlos.

Otra posible causa es la intolerancia a las proteínas de la leche o porque la madre consume gran cantidad de productos lácteos. Estos alimentos son peor tolerados por el aparato digestivo del bebé, produciéndoles digestiones más costosas y molestas.

¿Puedo utilizar algún tratamiento?

Una alternativa más disponible son los medicamentos homeopáticos, que se utilizan frecuentemente para aliviar los síntomas del cólico del lactante dado que, hasta la fecha, no se han descritos efectos adversos relevantes asociados a su toma.

El pediatra os realizará una historia clínica completa para valorar algunos aspectos a tener en cuenta a la hora del tratamiento homeopático: las horas en las que los episodios son más frecuentes, si el bebé tiene el vientre inflamado o duro, el aspecto de las heces, si permanece quieto o se mueve con fuerza durante el episodio, si expulsa gases, si duerme bien…

Con todo esto y, siempre bajo la prescripción o recomendación de un médico o farmacéutico, los medicamentos homeopáticos son incluidos en el consejo de los profesionales sanitarios para el tratamiento de sintomatologías en pacientes de todas las edades. Consulte el prospecto y pida consejo a su médico o farmacéutico.

¿Cómo le puedo dar el tratamiento homeopático a mi bebé?

La pauta concreta siempre te la debe dar tu médico o farmacéutico. Normalmente la presentación de los medicamentos homeopáticos es en forma de gránulos o gotas. Puedes dárselos directamente en la boca o diluirlos con un poco de agua mineral (2-3 ml). Lo ideal es que se lo administres unos 15-20 minutos antes de cada toma

Y ante todo, mantén la calma…

Otra de las cosas más importante a tener en cuenta, y realmente difícil, es que mantengas la calma para poder transmitirle tranquilidad a tu hijo, dado que ellos suelen manifestar un alto grado de irritabilidad en estas situaciones.

A veces cuesta porque los episodios de llanto pueden ser largos y pueden alterar el ritmo de descanso, así que ármate de calma y paciencia y pon todo lo que puedas de tu parte sin sentirte culpable.

[1] Estrategias para calmar los cólicos del bebé. BabyCenter [Online] [Consultado 14-08-2017] Disponible en: https://espanol.babycenter.com/a4100256/13-estrategias-para-calmar-los-c%C3%B3licos-del-beb%C3%A9

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*