Todo lo que debes saber sobre los dientes de leche de tu hijo

dientes-de-leche

La caída de los primeros dientes de tu hijo suele ser todo un acontecimiento tanto para ti como para tu hijo. Normalmente es alrededor de los 5 años cuando se produce la caída del primer diente y a partir de este momento comienza un periodo de tiempo variable en el que van cayéndose todos sucesivamente hasta lograr la dentadura definitiva completa tal y como la tiene cualquier adulto.

¿Cuándo comienzan a caerse los dientes?

Como hemos indicado la caída suele a partir de los 5 años aproximadamente, aunque esto suele estar sujeto a muchas variables, como la genética, entre otras. Los dientes inferiores suelen ser los primeros en caerse, en parte debido a que son los primeros en aparecer. 

 Qué es lo que sucede para que se caigan estos dientes?

Cuando el diente definitivo empieza a crecer y a asomar levemente por la encía comienza a empujar al diente de leche que se encuentra en ese mismo sitio. Conforme el diente nuevo va creciendo, éste empuja al que se encuentra visible, que terminará cayendo en el momento en el que se desprenda y pierda el agarre que tenía con la encía.

Cuando esto comienza a ocurrir y el diente empieza a aflojarse por el empuje del otro notaremos cierta movilidad del diente hasta que finalmente se cae. Al caerse, se observa un hueco por donde irá creciendo el diente definitivo.

En ocasiones lo que ocurre es que el diente “nuevo” comienza a asomar en una zona de la encía distinta a donde se encuentra el diente de leche y no debajo de él. Esto provocará que se forme una segunda fila de dientes. Muchas veces, cuando definitivamente se cae el diente de leche, el diente que ha salido se recolocará poco a poco en ese espacio. Aún así, si sucede algo así es importante acudir al odontólogo.

¿Qué se debe hacer cuando se empieza a mover un diente?

Pese a la tentación de forzarlo para que se caiga antes no es recomendable que se fuerce el diente que se está comenzando a mover. Lo mejor es dejar que transcurra con naturalidad y que lleve su propio proceso y tiempo.

Esto se recomienda no porque vaya a producir dolor sino porque podría dañar al diente que crece bajo él o a la encía.

Sin embargo, si el diente está muy suelto y se mueve tanto que resulta incómodo para el niño o le molesta mucho a la hora de comer o poder hablar podemos animar a que se lo quite él mismo. Si observas que no le duele es señal de que está realmente suelto. Aún así, si dudas, no hagas nada y consúltalo con el odontólogo.

A tener en cuenta…

Durante todo este proceso de renovación de los dientes de tu hijo es importante que se continúe llevando a cabo una correcta limpieza dental. Hay que seguir limpiando cuidadosamente los dientes en espera de que salga una nueva dentadura fuerte y sana.

Si hay algún diente que se mueve hay que ser muy cuidadoso al realizar la limpieza pero nunca ser motivo para abandonarla.

En este sentido, indicar que Laboratorios BOIRON dispone de una gama de higiene bucodental apta para los más pequeños de la casa en su modalidad Homeodent Protección Primeros Dientes. Se trata de un gel dentífrico con sabor fresa-frambuesa que hace el cepillado de dientes más sencillo y favorece la higiene diaria de los dientes.

 

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*