Planta un árbol para celebrar la primavera con tus hijos

almendros

Tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol. Según la sabiduría popular todo ser humano debería hacer esas tres cosas para tener una vida exitosa y llena de significado y aunque lo del hijo es mejor hacerlo por gusto que porque lo diga la sabiduría popular y lo del libro es en realidad muy fácil – es sólo escribirlo, no publicarlo 😉 -, plantar un árbol sí que es seguramente algo que todos deberíamos hacer una vez en la vida.

Cuidar el medio ambiente es importante para nuestra supervivencia. Por eso casi todos los países celebran una vez al año algún día relacionado con los bosques, los árboles o la ecología. En España el 21 de marzo se celebra el Día del árbol, para concienciar sobre la importancia de mantener la vegetación en la Tierra. El Día del árbol empezó a celebrarse en 1840 en Suecia, como toma de conciencia ante los recursos forestales y como compromiso por el cuidado de los árboles.

Los árboles son imprescindibles para nuestra vida en la Tierra. Las raíces de los árboles sujetan el terreno y está relacionados con el clima. La deforestación produce cambios en los cauces de los ríos y pérdida de terrenos, además los árboles son el hábitat de muchas especies animales y cuando mueren sus restos sirven para nutrir la tierra de forma que más plantas puedan crecer. Pero sobre todo lo árboles fabrican oxígeno y lo expulsan a la atmósfera: los árboles y las plantas en general son los pulmones de la Tierra, sin ellos no podríamos respirar.

Plantar un árbol con tus niños es una de las actividades más divertidas y más prácticas que pueden hacerse, además de una de las más simbólicas. Escoger el sitio, la especie o apuntarse a alguno de los eventos que se celebran ese día es una manera bonita de concienciar a nuestros hijos sobre la importancia de cuidar el planeta, explicarles que todos nos necesitamos unos a otros y que proteger el medio ambiente es proteger la vida. Además, plantar un árbol tiene la ventaja de poder verlo crecer. Sea el día 21 de marzo o cualquier otro día podéis plantar un árbol con vuestros hijos que les acompañe durante toda su vida. Después es muy emocionante poder decir “este es mi árbol”. También es una forma estupenda de celebrar la primavera. Y si plantáis un árbol frutal todavía mejor.

Probadlo, es precioso.

Foto | ferran pestaña

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*