¿Es normal el sangrado nasal en el embarazo?

¿Es normal el sangrado nasal en el embarazo?

Si estás embarazada y notas que sufres hemorragias nasales con frecuencia, no te preocupes, es normal. Dentro de los síntomas asociados al embarazo, éste sería uno de ellos y aunque suelen resultar molestas la mayoría de las ocasiones son completamente inofensivas.

¿Por qué se producen con mayor frecuencia que antes?

Los cambios hormonales propios de la gestación hacen que las mucosas de todo el cuerpo estén más sensibles. Esto unido a que aumenta el flujo sanguíneo en torno a un 30-50%, predispone a que haya cierta facilidad para que los pequeños capilares sanguíneos de la nariz se lesionen ante situaciones que antes no lo hacía.

¿Qué factores pueden causar un sangrado nasal?

Los cambios hormonales de los que hemos hablado son inherentes al embarazo y no se puede hacer nada para cambiarlos, pero sin embargo hay ciertos factores o circunstancias que pueden aumentar las posibilidades de sufrir un sangrado inoportuno por la nariz, como por ejemplo si estás resfriada, tienes sinusitis o un cuadro alérgico o en las estaciones de frío.

¿Qué me puede ayudar a prevenirlas?

  • Mantén un buen nivel de hidratación. Bebe más agua y así conseguirás que la mucosa nasal esté hidratada
  • Cuando te suenes la nariz hazlo con delicadeza y con un papel suave
  • Intenta estornudar con la boca abierta para liberar la presión sobre las fosas nasales
  • Evita la sequedad ambiental. No abuses de la calefacción ni del aire acondicionado. Pon algún recipiente con agua o humidificadores en distintas partes de la casa
  • Lubrica la mucosa nasal con vaselina o algún lubricante específico nasal
  • No uses aerosoles o descongestionantes nasales en exceso o al menos sin que te asesore tu médico. Suelen resecar las mucosas y producir más efectos secundarios.
  • Consume mucha vitamina C, que ayuda en la regeneración de los tejidos con mayor rapidez
  • Disminuye la probabilidad de sufrir un resfriado. Mejora tus hábitos diarios para aumentar las defensas del organismo. La homeopatía te puede ayudar a prevenir y tratar los resfriados o la gripe, consulta con tu médico la posibilidad de acudir a esta opción.

Y si sufro una hemorragia nasal, ¿cómo debo actuar?

Si de repente tienes un sangrado por la nariz sin que esté asociado a un traumatismo ante todo mantén la calma. Siéntate e inclínate hacia atrás presionando la nariz con firmeza. Mantén esta presión al menos durante 10 minutos interrumpidamente sin dejar de hacerlo ni un momento, pese a que tengas ya curiosidad de si continúas sangrando o no. Es importante que la presión sea continua durante al menos esos 10 minutos.

Si tienes hielo a mano sería buena idea aplicarlo (también puede servir una bolsa de guisantes congelados o algo similar). El frío hace que los vasos sanguíneos se contraigan y se corte la hemorragia antes.

Durante estos minutos no te recuestes ni inclines la cabeza hacia atrás, ya que podrías tragar sangre y provocarte náuseas y vómitos.

Después del episodio de hemorragia procura sonarte la nariz con sumo cuidado durante 12-24 horas.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*