Consejos para que nuestros hijos naveguen por Internet

seguridad internet

Una niña se deja su cuenta de correo abierta en casa de una amiga, además tiene su contraseña apuntada en el cuaderno de mates y la ha estado comentando con todo aquel que se cruzaba en su camino. Al día siguiente, el profesorado y algunos alumnos del colegio han recibido unos cuantos correos insultantes. El lío está asegurado.

Navegar por Internet y utilizar todas las herramientas disponibles en la sociedad de la información no es que sea útil o divertido, es que será cada vez más necesario. Adquirir unos buenos hábitos a la hora de moverse por la red puede evitar muchos disgustos. Algún día, más temprano que tarde, también tus hijos tendrán que manejarse en la red. Y seamos sinceros, la mayoría de nosotros tampoco sabemos. Mucho más allá de la seguridad que se puede conseguir poniendo filtros – que algún día ellos mismos sabrán cómo quitar -, está el hecho de enseñarlos a comportarse correctamente y detectar los comportamientos incorrectos.

Lo primero que tienen que saber los niños es que en internet, mucho más que en la vida real, todo queda registrado y puede rastrearse. La mayoría de la gente, incluyendo a los adultos – o al gamberro del ejemplo que envió los correos – piensa que detrás de una pantalla no hay ley y que todo queda impune. Esta percepción errónea no sólo hace que la gente se comporte a veces de muy mala manera en internet, sino que además hace que creas que si eres tú el que te encuentras con un desaprensivo pienses que no hay nada que se pueda hacer.

Hoy os dejamos unos tips para que vuestros hijos naveguen por internet y tengan los menos problemas posibles.

1. Las cuentas de correo electrónico de los menores de edad no deberían llevar su nombre ni sus apellidos y por supuesto nada que tenga relación con su fecha de nacimiento. Un pseudónimo es siempre mejor.

2. Es conveniente tener dos cuentas diferentes. Una «seria» para amigos, parientes, etc. y una cuenta secundaria para registrarse en juegos online, foros, etc. Esta medida es una manera de evitar el correo indeseado y sirve también para no mezclar la vida 1.0 con la 2.0.

3. Los avatares de cuentas de correo, juegos, redes sociales, etc., nunca deben mostrar la imagen real de nuestros hijos, ni ningún logo que permita identificarlos. La opción ideal es escoger algún dibujo animado o personaje ficticio con el que nuestro hijo se sienta identificado o le guste.

4. Las contraseñas deben ser seguras, siguiendo las instrucciones de cada aplicación se pueden conseguir fácilmente. Tampoco deberían tener ninguna relación con su nombre, fecha de nacimiento, ni ninguna frase «típica» de nuestro hijo.

5. Las contraseñas no se apuntan. En ningún sitio. Y mucho menos bajo el epígrafe «contraseña».

6. Nunca, nunca, nunca, hay que dejarse las sesiones abiertas. Una vez finalizado el trabajo, el ordenador se apaga.

7. Si tu hijo se encuentra en un ordenador público con alguna sesión abierta, debe cerrarla y si es posible, informar a su propietario.

8. Los niños no deben compartir fotos, ni datos personales. Hay que enseñarlos a no añadir desconocidos y a preguntarte siempre que alguien nuevo les hable.

9. Si tu hijo se encuentra con algún comportamiento incorrecto, molesto o que le violente o le parezca «raro» lo primero que tiene que hacer es hablar contigo. Fomentar la confianza es por esto muy importante. Habla con tus hijos sobre lo que hacen en internet. Interésate por los Sims o el Mine Craft. Aprende lo que es un youtuber, y en definitiva, relaciónate con ellos también en su vida virtual.

Foto | avatar-1

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*