Afonía y dolor de garganta. Cómo tratarlas en niños

afonia

Con el frío intenso de estos días es bastante frecuente que la mayoría de nosotros nos pongamos malos, especialmente con gripes y catarros, tan comunes en esta época. Y también durante estos meses se suelen producir más afecciones de garganta. Amigdalitis, faringitis, laringitis…el dolor de garganta es una constante en invierno, sobre todo en niños pequeños.

Igual que con los resfriados, la mayoría de las infecciones de garganta suelen ser víricas, por lo que los antibióticos no pueden ayudarnos, ya que estos sólo son efectivos en caso de infecciones bacterianas. Consultar con el médico es lo primero que debe hacerse si un niño pequeño tiene dolor de garganta, amígdalas inflamadas, fiebre o lo que comúnmente se conoce como “placas”.

Las afecciones de garganta pueden producir afonía y sobre todo, dolor. La afonía es común en niños pequeños, ya que gritan, se ríen fuerte, cantan a voz en grito y en definitiva pueden llegar a forzar la voz. La garganta se irrita, duele y molesta. El dolor de garganta es además especialmente molesto en niños porque dificulta la deglución, o sea, duele al tragar. Esto, en combinación con la fiebre y el malestar general, puede hacer que el niño coma y beba poco.

Lo más importante cuando un niño tiene una infección de garganta es mantenerlo hidratado. Beber mucha agua es imprescindible para curarse de estos virus, pero si al niño le duele mucho al tragar es posible que se niegue a beber agua. Si es así puedes intentar que beba zumos, de limón o naranja, con miel y diluidos en agua templada. Los líquidos calientes o fríos pueden irritarle más la garganta.
Si no quiere comer no le fuerces. Ofrece alimentos blandos y suaves que no duelan al tragar: sopas, purés, yogures…Si aún así no tiene ganas, respeta su inapetencia. Cuando estás malito es normal comer poco.

Como en la mayoría de patologías respiratorias es preciso mantener la habitación húmeda, colocando un humidificador o un cacharro con agua encima del radiador. Las calefacciones resecan mucho el ambiente y eso puede empeorar el dolor de garganta.

Si además hay mucosidad y el niño tiene la nariz tapada esto hará que la garganta aún se reseque más al respirar por la boca. Hacer lavados nasales con agua de mar o soluciones para dicho uso disponibles en farmacias puede ayudarte también a aliviar las molestias.

Recuerda además que la homeopatía te ayuda a tratar afecciones de garganta como infecciones víricas, afonía o irritación. Desde Laboratorios BOIRON disponemos de consejos adicionales para el abordaje de este tipo de afecciones. Consulta con tu médico o tu farmacéutico si tienes alguna duda. De forma paralela, puedes obtener información más específica sobre afonía elaborada por BOIRON.

Foto | SantaRosa Old School

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>