Vuestras experiencias: el dolor en el parto

dolor en el parto

No existen causas fisiológicas o biológicas conocidas por las que el parto deba doler. La mayoría de los científicos consideran el dolor en el parto como un efecto secundario del miedo. La maldición bíblica “parirás con dolor” interiorizada en lo más profundo de nuestro subconsciente, la representación de los partos en los medios de comunicación, en las películas, en la literatura…convierten un momento que para el resto de hembras mamíferas no es más que un momento más en su ciclo reproductivo-sexual, en una situación terrorífica. Habrá quién no le tenga miedo al parto, pero deben ser tres, ninguna primípara.

Desde un punto de vista evolutivo el dolor en el parto sería incluso contraproducente. La evolución “premia” aquellos comportamientos o mecanismos que producen placer – si algo produce placer el animal tiende a repetirlo – y “penaliza” aquello que produce dolor – porque es patológico o el animal tiende a evitarlo. Por eso hay quien dice que los partos naturales deberían ser placenteros, incluso orgásmicos.

Aunque hay quien asegura que el dolor en el parto sirve para producir endorfinas, yo, que tengo opinión para todo, no estoy de acuerdo, puesto que las endorfinas se pueden producir también por otros motivos. La realidad es que hoy en día el parto duele – aunque yo conozco a alguna que asegura que no y en mi propia experiencia aquello no dolía hasta que no me enchufaron a la oxitocina sintética – y según dicen, duele mucho, así que hay que estar preparada.

Desde que la obstetricia es obstetricia muchos de los avances en torno al parto se han centrado en encontrar métodos que permitan a la mujer vivir el parto sin dolor. Unos más afortunados que otros, casi siempre introducidos sin demasiado rigor científico y sin estudiar a fondo las consecuencias los mecanismos de control en el parto pueden resumirse en dos tipos: métodos físicos o químicos de analgesia o anestesia (que proporciona el proveedor de salud) y métodos de control mental (que suelen correr a cargo de la parturienta), a grandes rasgos.

Pentotal, epidurales, dolantinas, autohipnosis, acupuntura, sofronización…La realidad es que en nuestro país cosas como el TENS o el óxido nitroso, incluso las bañeras de parto están descartadas en casi todos los hospitales y sólo nos queda la epidural. O escoger un método propio y particular que no dependa del servicio médico.

Yo usé la epidural, pero conozco mujeres que usaron otros métodos para controlar la ansiedad y así rebajar el miedo, desde homeopatía, hasta canto carnático – Michel Odent se lleva champán – lo que a ti te sirva es útil.

¿Y vosotras? Hoy en Ser Mamas queremos que nos contéis cómo vivisteis el dolor en el parto. O cómo pensáis manejarlo. ¿Epidural? ¿Homeopatía? ¿Parto en el agua? En vuestras experiencias, con vuestras palabras: el dolor en el parto.

Foto | Jason Lander

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*