Uno más en la familia

perros

Sin lugar a dudas las mascotas son o deberían ser una parte importante de las familias. Creo que hay que tener mascotas. No sólo porque los animales tienen un montón de beneficios en la salud física y mental de los niños, porque ayudan con la educación y sirven para aprender conceptos tan importantes como el respeto, la responsabilidad e incluso la enfermedad o las despedidas. Creo que hay que tener mascota porque sí. Para quererla y que os quiera.

A mí me gustan los perros, siempre he tenido perro. Y desde hace unos días tengo otro, prestado, digamos que “en acogida” a ver qué tal nos va a todos. Un perro es pura oxitocina andante.

Me gustan los perros sobre todo porque interaccionan mucho con la familia. A pesar de que es obvio que dan más trabajo que un gato, también es cierto que dan más besos y los besos siempre vienen bien en este mundo de carencias afectivas. Los perros son cariñosos y agradecidos. Y los hay de todo tipo.

Si te estás planteando tener un perro además te recomiendo que adoptes. Las adopciones son casi gratuitas y además se realiza una buena acción que será recompensada cada día, con cada meneo de rabo o con cada lametón.

Cada caso tiene sus ventajas. Las hembras suelen ser más dóciles y manejables y presentan menos problemas de jerarquía si no eres de las que tiene una fuerte voz de mando. Los perros grandes suelen ser menos nerviosos que los pequeños, aunque necesitan más ejercicio (y más comida), si el perro es dominante necesitará tener claro quien es el jefe. Los cachorros son adorables, pero al principio dan mucha lata. Hay que enseñarlos a hacer pis fuera de casa, a quedarse solos y a no comerse las alfombras mientras están cambiando los dientes de leche, eso sí, crecerán jugando con tus hijos y serán como hermanos, aunque los niños se llevarán algún que otro mordisco. Un perro adulto suele estar enseñado, pero también puede venir muy maltratado de su anterior dueño y ser miedoso o algo agresivo.

Lo mejor es que preguntes. Existen innumerables asociaciones que recogen y guardan perros y gatos abandonados o maltratados, casi todas funcionan gracias a donaciones y trabajo voluntario y suelen garantizar que los perros están bien. Pero los perros son animales “familiares” y necesitan una familia. Por eso me gusta sobre todo Nueva Vida, familias de acogida de perros y gatos abandonados. Si estás buscando mascota no dudes en echarle un vistazo. Y si te animas ponerte en contacto y preguntar. Explicar como es tu estilo de vida y que ellos te aconsejen. Es un bonito acto adoptar un perro y si no te atreves siempre puedes formar parte de la red de acogida de la asociación. Para empezar a probar lo que significa convivir con un animal en casa.

Tener un animal en casa también sirve para observar a tus hijos. Y llegado el caso ayudarles con ciertos comportamientos. En dos días aprenderán a respetar a otro ser vivo y eso es una enorme lección de vida.

Para nosotras de momento sólo ha habido ventajas, a pesar del frío que hay que aguantar al sacarle, el perrillo ya ha conseguido que mis hijas se levanten sin rechistar y hasta se vistan solas. Se acabaron los lunes y las malas caras de los madrugones. A ver cuánto nos dura.

Foto | jpctalbot

0
1

1 Comentario

  1. mascotas 3 diciembre 2014

    todo gracias a los perros, dios los bendiga!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*