Teletrabajo y verano

campamentos

Este año la cosa está complicada. Con las niñas sin colegio, danzando por la casa y sin querer ni de guasa irse con los abuelos (que no tienen piscina) las negociaciones se vuelven arduas, casi discusiones. Y es que si un niño dice se empeña en decir que no es imposible obligarle a hacer nada. Sin el recurso fácil de las amenazas o los castigos – no me gusta hacerlas, aunque a veces se me escapen, jamás las cumplo – el rollo de “tu comportamiento tiene consecuencias” estaría bien, si ellas tuvieran la capacidad de entenderlo a priori, cosa que dudo.

Como digo la cosa está muy mal y hasta me estoy planteando el uso de fichitas estilo supernanny, aunque también dudo de que sean útiles, al menos en el caso de mis hijas. Por fortuna son obcecadas y expresan sus preferencias de maravilla. Con un poco de suerte en cuanto que aprendan a ser algo flexibles su tozudez y sus estupendas dotes de comunicación les vendrán bien en la vida. Espero. Soy capaz de entender perfectamente que un niño de seis años prefiera estar con su mami en la pisci que con los abus metido dentro de casa.

Ahora sólo me falta que entiendan que mami de vez en cuando tiene que hacer otras cosas que no son estar en la pisci – obviamente yo también lo preferiría y de mayor quiero ser mujer florero. Ponerme en su pellejo en este caso no es tan difícil, sólo tengo que conseguir que no se me olvide mientras les estoy echando la charla. El teletrabajo es una gran opción para la conciliación, también en verano, pero a ratos no es sencillo.

Mientras tanto tendré que hacer uso de la imaginación. La flexibilidad es la clave.

Negociar es importante. Al menos bajo mi punto de vista. En el caso de mis hijas, sobre todo la mayor (Lara es más acomodaticia) la negociación puede conseguir que se convenzan por aburrimiento – vale, mamá, pero cállate ya. O sea, si no acaba de entenderlo al menos accede a mis peticiones para conseguir que deje de darle la plasta. Aunque esto puede tardar un buen rato. Hay que recordar armarse de paciencia. Y negociar es negociar, es decir, tú también tienes que ceder en algunos puntos. La flexibilidad es importante. Si lo tuyo son las rutinas rígidas, lo pasarás fatal.

Flexibilizar el horario. Por suerte soy noctámbula, así que podré aprovechar alguna noche de insomnio. Y para eso lo mejor es tratar de no llegar muy cansada y estresada. Si vas a trabajar de noche asegúrate de que lo has previsto con antelación, es decir, no agotes el día en discusiones estériles del tipo “os tenéis que ir con los abus porque yo tengo que trabajar” y aprovecha para irte a la piscina (o donde sea). Y para disfrutar. Si tus hijos son de los que duermen la siesta igual no te queda más remedio que no dormirla tú.

– Echar mano de la red social. Hermanos, amigas con hijos que también teletrabajan o que están en casa, vecinas…si se consigue una buena red social es más fácil turnarse. Hoy por ti, mañana por mi.

– Buscar actividades puntuales. Las AMPAS de los coles y algunos ayuntamientos pueden ofrecer excursiones de un día que los niños pueden aprovechar aunque no asistan a los campamentos de verano. Algunas urbanizaciones incluso ofrecen campamentos urbanos por la mañana que presentan la ventaja de que los niños están ahí mismo, en el parque de abajo y así no están obligados a permanecer en el recinto escolar durante toda la jornada. Los campamentos de verano también ofrecen actividades por semana, que a lo mejor no suena tan drástico como mandarlos de nuevo al cole durante todo el mes de julio.

Intentar concilar es todo un reto y no se consigue sin algún que otro dolor de tripa (o de cabeza, dependiendo de dónde somatice una todo el estrés). El truco – que yo tampoco debería olvidar – es tomarse las cosas con calma. Siempre acaban saliendo.

Foto | daftlikelex

4 Comentarios

  1. Francia acompañantes 25 Mayo 2013

    es un pas molt important, espero que t’ajudin perque si no tindrás molta feina. Enhorabona

  2. www.internetempleo.com 15 Diciembre 2013

    Buenas.

    Creo que se debería de fomentar el teletrabajo, yo tambien soy padre y me habría encantado estar más tiempo en el primer año de mi hijo, que actualmente tiene dos.

    Saludos!

  3. Silvia 29 Julio 2016

    Muy interesante! Os dejo un artículo que añade algún consejo más, sobre todo para verano. Espero que os resulte interesante 🙂

    https://blog.videoconferencia.net/2016/07/26/5-consejos-para-teletrabajar-en-verano/

  4. Incluso pienso que deberían haber subvenciones para el teletrabajo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*