Periodos de adaptación

sonrisa

Hay quien asegura que las cosas, cuanto más de golpe se hagan, mejor. Yo, por mi parte y sin ser experta en psicología ni pretenderlo, tengo la impresión de que hacer las cosas bruscamente es la mejor manera de generar fobias. Y no sólo cuando hablamos de niños.

En el cole de mis hijas no existe el periodo de adaptación. La adaptación consiste en que unos pocos días antes de que empiece el curso escolar, el niño, acompañado de sus padres, visita el colegio y su aula y conoce a algunos compañeros y a la profesora, que aprovecha la ocasión para transmitir las normas básicas de funcionamiento del colegio – entradas y salidas, meriendas, etiquetas, etc. Vaya, que tampoco ella tiene mucho tiempo para confraternizar con sus futuros nuevos alumnos, que, por su parte, permanecen bastante cohibidos en brazos de mamá o papá y se relacionan poco entre ellos. Con tres años tampoco se puede esperar mucho más.

Hoy nos ha tocado a nosotras. Quizás porque hemos tenido la suerte de estar en la misma clase que una niña a la que Lara ya conoce, la he visto bastante suelta. Encantada de que el suelo de su clase sea naranja y de los inodoros adaptados (y de la súperabundancia de papel higiénico con la que rellenarlos). Ya veremos el martes, que es cuando empieza la cosa de verdad.

Por mi parte, he informado a la seño, que por otro lado es muy maja, de que Lara va a hacer su periodo de adaptación consistente en que voy a ir a recogerla cuando crea conveniente (más o menos). El truco está en no preguntar. Mucho mejor comentar, como quién no quiere la cosa y dando por sentado que no va a haber ningún problema. Está claro que en un colegio hay que respetar las normas, pero también que si la comunicación profesor-padre funciona – y no me refiero sólo a que se hablen, sino sobre todo a que se escuchen – los problemas se detectan antes y se resuelven mejor. Cooperación, básicamente. La seño y yo hemos quedado en que ella me irá informando de cómo va la cosa para ir adaptando los horarios, comedores, etc.

Con Lara existe la “excusa” de su nacimiento prematuro, su bajísimo peso y todos sus ingresos, pero hablando se entiende la gente. Si tú consideras que tu hijo necesita entrar en el cole de forma paulatina, lo mejor es comentarlo, entre otras cosas porque si un niño que no está preparado se deja en el cole de golpe lo más probable es que se pase el primer trimestre malito, faltando una semana de cada dos y sobremedicado, que el estrés le va muy mal a sus sistemas inmunes inmaduros y a muchas otras cosas más.

Y nada más. Ahora sólo falta que me vaya adaptando yo.

Foto |chris runoff

0
3

3 Comentarios

  1. Alejandro Busto Castelli 1 septiembre 2011

    Dices bien, cuando dices “no preguntar” e informar de lo que tu vas a hacer con la claridad que como Madre tienes en este tema. Y dices mejor cuando explicas lo que sucederá con un niño dejado por cojones bajo el nuevo ordenamiento escolar de hoy para mañana. No existen las adaptaciones en los coles, sean privados o no. En los que pagas parece que te dejan hacer…en la mayoría de los publicos la llamada adaptación es para reirse, mejor que llorar. Como ya te comenté en alguna ocasión, este año era el año para nosotros…y al final tampoco. Seguimos perteneciendo al privilegiado grupo de Papás y Mamás que pueden permitirse no escolarizar. Entre otras razones, por la cara de marcianidad que se le pone a los profesionales de la educación cuando les demandas un período de adaptación que incluya tu presencia por ejemplo. ¿Que Papás excentricos no? pretender acompañar a sus hijos en su salida al mundo real. Por ahora camino a los 5 uno y la otra a punto de sus 3..la ley nos ampara. Ya veremos como lo hacemos en un futuro.
    Suerte de verdad con tu “adaptación”. Lo importante no es tanto escolarizar o no, sino tener la conciencia de que cosas debemos hacer para cambiar lo que nos ofrece el sistema para educar. A veces desde dentro y a veces desde fuera.

    Un fuerte abrazo
    Alejandro

  2. paula busch 1 septiembre 2011

    hola, en argentina, en sala de tres años, la adaptacion si existe en jardin de educacion publica. el primer mes de clases, van concurriendo paulatinamente y se van fijando las necesidades de cada alumnito. a mi me paso que mi hijo entro re bien, re contra entusiasmado, dsp, me quede embarazada y el empezo a llorar, y tuvimos que hacer una adaptacion a mitad de primer trimestre. dsp engancho bien. llegaron vacaciones de invierno, cuando volvio, le costo un monton pero iba llendo, se enfermò eso si, y faltò bastante. ahora dsp de un mes empezadas las clases dejò de llorizquear, y hacer tanta escenas, aunque todavia las hace, y hay varios nenes que las siguen haciendo. para colmo, la maestra de la sala, no viene hace un mes, y estan con una suplente. son muchos cambios que toleran como pueden.
    hay que tener constancia con los chicos, si lloran y dsp la pasan bien en el jardin, es un manejo que hacen para no despegarse de nosotras, hablarles mucho, y tener paciencia. besos

  3. Dolors això és molt xulo!!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*