Más allá de la herida

cesárea
Hace sólo unos días que El parto es nuestro presentó su último trabajo: el libro y exposición Cesárea: más allá de la herida, un trabajo fotográfico realizado por Ana Álvarez-Errecalde, en el que mujeres anónimas nos presentan desinteresadamente las cicatrices que las cesáreas dejaron en sus cuerpos y en sus almas.

Hace ahora unos cinco años más o menos que, navegando sin rumbo por internet, tratando de encontrar una explicación a lo que nos había pasado a Ana y a mí, de lo que nos seguía pasando, descubrí por casualidad el texto de Ibone Olza Después de la Cesárea: curando la herida emocional. En ese momento, el camino de cambio que se había iniciado con la lactancia, se extendió ante mí en toda su dimensión. El viaje está siendo largo, muchas veces doloroso y puede que nunca termine, tal vez ni siquiera cuando mis nietos nazcan en un parto hermoso y respetado. Y sin embargo sigue mereciendo la pena.

¿Crees que exagero? Las cesáreas salvan vidas, por supuesto, en muchas ocasiones son un milagro de la mente y el ingenio humanos. A veces son el único recurso. Pero sobre todo deberían ser el último recurso. Y esto, desgraciadamente no siempre es así.

Según la Organización Mundial de la Salud en España más de la mitad de las cesáreas anuales habrían podido evitarse. Esto hace más o menos un total de 50.000 cesáreas al año, en unos sitios más en otros menos. 50.000 innecesareas son tantas… tantas mujeres y niños privados del derecho a nacer de forma saludable, respetada y feliz.

Cada día unas 140 mujeres son sometidas a una operación de cirugía mayor abdominal sin necesidad, que pone en peligro su vida y la de su hijo. Cada hora seis niños son extraídos por conveniencia o ignorancia del vientre de sus madres, en muchas ocasiones tras haber sido ambos sometidos a intensos sufrimientos, físicos o psíquicos o ambos. Ahora mismo un niño y en diez minutos, otro.

Muchas de esas mujeres y niños enferman, y sí, algunos mueren, afortunadamente no muchos, aunque el incremento de cesáreas desmedido en países como EEUU está invirtiendo la tendencia a la baja en la mortalidad materna: cada vez mueren más madres. Terrible, ¿verdad?

Los efectos de una cesárea duran para siempre. Un alto porcentaje de mujeres que sufrieron una cesárea en su primer parto, se verán condenadas a repetir en sus siguientes embarazos, a pesar de que los estudios científicos digan que esto no es preciso, casi todas las mujeres con una cesárea previa sufrirán otra innecesarea para parir a su segundo hijo.

Muchas de estas mujeres que tuvieron una cesarea innecesaria no podrán concebir nunca más, ya que las cesáreas aumentan las tasas de infertilidad. Otras tantas tendrán problemas en sus siguientes embarazos, problemas de insuficiencia placentaria, placentas que se desprenden, placentas previas, rotura uterina… Algunos niños aún no nacidos morirán en el vientre de sus madres sin causa aparente. Esos son los riesgos de las cesáreas.

Esa es la realidad. Descubrirla de repente es duro, durísimo. La realidad es fea, claro que sí, pero no imposible de cambiar.

Si estás embarazada, no tengas miedo e infórmate. La información es poder.

3 Comentarios

  1. samanta 1 diciembre 2011

    es verdad ami me dejo un daño muy feo emocionalmente la cesaria tanto asi q no quiero tener mas hijos siendo q tengo uno solo y q en el embarazo fue mas q perfecto…

  2. MADELIA 6 marzo 2012

    Hace 15 días mi hijo ha venido al mundo mediante cesárea,rompí la bolsa y dilate 10cm ,a las 10 de la mañana llegue a la clínica y a las 18:15h mi hijo nació.Los médicos decidieron hacerme la cesaría puesto que el bebe venia en posición incorrecta,lucho todo lo que pudo por salir pero ya era suficiente tiempo y empezaba a sufrir.Deseo dejar mi comentario pues creo que los médicos deciden que es lo mejor en cada situación.Ser madre va mucho mas alla de una cicatriz o de la manera que lleguen nuestros hijos al mundo.

  3. Cibel 18 septiembre 2013

    No me gustan estas notas alarmistas, ustedes se quejan de las cesáreas y miles mujeres más del parto natural… porque el parto natural tmb puede dar efectos indeseados como lesión de los nervios vaginale, incontinencia urinaria y prolapso. Lo primero que hay que tener en cuenta cuando se habla de parto respetado es lo siguiente: La mujer tiene derecho a ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos, de manera que pueda optar libremente cuando existieren diferentes alternativas.
    Yo nací por cesárea, mi vieja tuvo 4 embarazos… 4 cesáreas, ninguno fue problemático

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*