Lactancia es poder

Las imágenes hablan por sí solas, pero aún así a veces hay que recordar ciertos datos. En EEUU, el país que más dinero gasta y produce en pornografía, existen estados donde a las mujeres se las puede detener si dan la teta a sus hijos en público. Cierto que también existen estados en los que el sexo oral o la homosexualidad es delito, en el país de las libertades, la única libertad debe ser la de hacer dinero.

Las imágenes hablan por sí solas, pero aún así a veces hay que insistir, por si alguno está falto de experiencias vitales. La lactancia, en público o en privado, se reprime, en EEUU y al lado de tu casa. Y se reprime con todos los recursos disponibles, desde meterte en la cárcel hasta regalarte muestras de leche en polvo, pasando por difundir montones campañas de “apoyo” que no se sustentan en nada y que finalmente sólo consiguen que las que no pudieron dar teta se sientan culpables – no sirve de nada que la matrona te insista en que des teta si tienes un problema con la teta que ella no sabe solucionar.

Y se reprime por lo mismo que se reprimen tantas cosas. Por una cuestión de poder, desde poder económico hasta poder a secas. Dar la teta empondera. Yo, que he conseguido dos largas lactancias “a pesar de todo” lo sé muy bien. Dar la teta te sube la autoestima, te reconcilia contigo misma y te reafirma. Y eso es poder. Además de dar placer y ser parte de la sexualidad femenina, dar el pecho, sobre todo si has tenido dificultades para hacerlo – y yo las he tenido todas – te cambia, te hace crecer. Y cuando tú creces las cosas se ven más pequeñas.

Dar el pecho es tu derecho. Aunque no lo ejerzas, reivindícalo.

Foto | Nada como mamá

0
1

1 Comentario

  1. ser0t0nina 22 julio 2012

    Increíble que algo tan natural y con tantísimos beneficios sea algo reprimible. debería ser lo contrario!
    un saludo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*