Infoxicación

infoxicacion-443x300

Infoxicación: intoxicación por exceso de información.

En la sociedad de las redes sociales la información vuela, libre y muchas veces sin filtros. También en temas como la maternidad. Quería hoy hacer esta especie de reflexión/autocrítica/recomendación para todas. Cada vez que una mujer me pregunta que dónde es mejor que vaya a parir le digo que tiene que decidirlo ella misma, que lo mejor es que sea ella sola la que busque información y que escoja la que le resuena, siempre que haya tiempo – si el parto está muy cerca casi nunca digo nada. Y es que creo que tener un exceso de información puede ser perjudicial para la salud. No he sido así siempre. Hace años era mucho más vehemente.

Después de nueve años hablando y estudiando sobre partos, lactancias crianza y educación cada vez tengo más claro que no hay ninguna solución ideal, sólo soluciones personalizadas. Leo blogs, comentarios en FB y montones de cosas relacionadas con la maternidad y me pregunto a veces si no nos estaremos volviendo demasiado dogmáticas, creando un nuevo mátrix en el que sólo tienen cabida algunas formas de pensar. La información abre la mente, claro, pero como consecuencia genera dudas. Y no se puede vivir en la duda eterna. La duda genera miedo. Y el miedo se suele relajar creando dogmas. Dogmas que en ocasiones pueden violentarnos de vuelta a nosotras mismas.

A veces me pregunto cómo hubiera sido mi primer parto si yo hubiera ido inocentemente al paritorio. ¿Hubiera tenido menos miedo al no tener ya la mosca detrás de la oreja? ¿Sería producto del miedo mi incapacidad para dilatar a pesar de la oxitocina sintética? ¿Cómo se siente una madre que no puede solucionar sus problemas con la lactancia por más que lo intente, por más que busque ayuda y esté bien informada? ¿Qué pasa cuando tu hijo no duerme nunca más de 20 minutos seguidos y no hay forma de practicar el colecho? ¿Qué pasa cuando la pareja no siente su paternidad de la misma forma? ¿Qué hacemos con nuestros propios límites? ¿Estamos tratando de criar hijos absolutamente felices, psicológicamente perfectos? Porque eso es, entre nosotras, un imposible.

No me arrepiento de casi nada de lo que he hecho o dicho, pero sí de cómo lo he dicho algunas veces.

En una sociedad en la que la información vuela libre y muchas veces sin filtros creo que el mejor consejo es que si vas a contar algo lo hagas cargada de empatía. La única verdad es que la maternidad debería vivirse desde el placer. Y el placer es algo individual e intransferible. Y nadie debe opinar.

Haré un disclaimer: puede que la info de esta web no te resulte cómoda, si es así pido disculpas, es difícil empatizar con un público invisible y desconocido y a veces, también es verdad, tampoco tengo ganas – defiendo mi derecho a la santa indignación. Si quieres puedes seguir leyendo pero lo principal es que seas tú la que al final decida. Porque la información no sólo debe servir para llenarte la cabeza de ideas, sino para que tú generes las tuyas propias.

Foto | informatizarte

0
5

5 Comentarios

  1. Bea 25 septiembre 2013

    ¡Hola Irene!
    Lo primero de todo decirte que descubrí hace días tu blog, y ¡me encanta!
    Empatizo mucho contigo,con los temas que tratas, experiencías, tu visión y percepción del mundo.
    A mí modo de ver, creo que transmites y comunicas muy bien lo que quieres expresar.
    Siento que lo haces desde el respeto y la tolerancia mutua…
    Haces un fantástico trabajo.
    Un saludo
    Bea

  2. Author
    Irene Garcia 25 septiembre 2013

    Pues…muchísimas gracias. De verdad. Me has alegrado la semana o incluso el mes xD. Besotes enormes.

  3. Nuria Puig 27 marzo 2014

    Hola Irene,
    Bueno, bueno, bueno.¡Me ha parecido una entrada excelente! Respetuosa. Tolerante. Muchos se llenan la boca (y las líneas de sus blogs) con estos conceptos, sin ejercitarlos realmente.

    El exceso de información me genera pensamientos similares a los que tu compartes aquí. Sobretodo en relación a la maternidad. Me informé todo lo que pude y supe, tomé mis decisiones que muchos tacharon de osadas, erróneas e incluso inconscientes. ¿Inconscientes? Yo tenía mil veces más información que los que me juzgaban. Me había documentado tanto que, como tú dices, llegué a creer que tal vez, en algunos casos, la cosa funcione mejor “sabiendo menos”.

    El caso es que con toda la información y mis experiencias ulteriores fui relativizando y centrándome. Con centrarme me refiero a que abandoné los extremos por los que me pasee en algunas épocas.

    Soy madre madura ahora y a veces esa vehemencia de las jóvenes me hace sonreír. Yo también fui joven y vehemente y creí saberlo todo y estar más informada que nadie.

    Ya no me calienta escuchar una opinión diferente a la mía… porque se que, de un modo u otro, también puede ser argumentable. Así que, lo que intento es buscar puntos de encuentro más que trazar líneas fronterizas, que ya hay suficientes.

    Un saludo! Y gracias por este post tan grato de leer.
    🙂

  4. Author
    Irene Garcia 27 marzo 2014

    Me alegro de que te haya gustado. Es, creo, una de mis mejores reflexiones…lo que hace la edad xDDD

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*