Historias de parto: Irae

Nil

De vez en cuando los medios de comunicación nos cuentas esas historias de partos en la calle, en los taxis, en las oficinas…la magnífica labor del taxista o churrero de turno y lo pronto que llegaron los servicios de emergencia suelen ser los puntos fuertes de estas historias, pero casi nunca se nos relatan desde el punto de vista de la protagonista: la mamá. La mamá simplemente no existe.

La OMS recomienda que todos los partos, aunque sean domiciliarios, estén asistidos por un profesional, pero como podemos comprender gracias a estas historias a veces, sencillamente, no da tiempo.

Hoy os traigo la historia de Irae (ése es su nick en twitter y yo lo voy a respetar). Tuvo un embarazo complicado, lleno de sustos. Parir en casa no era viable, económicamente, sin embargo era lo que ella quería. Y aparentemente su hijo también.

Un relato de parto consciente autoasistido, en el que se percibe fuerza y sobre todo confianza a pesar del miedo. Leerlo me ha devuelto el recuerdo de mis aguas teñidas y mi consiguiente cesárea. Y también de las veces en las que soñé que paría en casa. Y sólo puedo decir: Irae, eres una leona.

Espero que lo disfrutéis, en este caso no hubo churrero y la vecina no hizo mucho. Todo el mérito es de los verdaderos protagonistas, en primera persona y para variar (que ya está bien).

Historias de parto: Y entonces llegaste tú

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*