Cuidado con los niños. Accidentes domésticos

Los niños pueden ser capaces de crear situaciones comprometidas en cualquier momento. La mayoría delas veces son impredecibles de modo que hay que poner los cinco sentidos.

Si tenemos dudas o creemos que no sabremos reaccionar ante posibles situaciones inesperadas, unos sencillos consejos pueden serviros para evitar al máximo los accidentes domésticos.

Lo primero que debemos saber es que la mayoría de los accidentes son evitables, y dependiendo de la edad de nuestros hijos la forma de prevención será diferente. Por ejemplo si nuestros hijos son algo mayores se les debe enseñar cómo protegerse, en cambio si son pequeños habrá que adaptar el espacio para que sea seguro y siempre vigilado.

Las principales modificaciones que debe “sufrir” nuestra casa comenzarán por proteger las ventanas con rejas o cierres de seguridad, no colocar sillas o muebles bajos delante de ellas, poner barandillas en las escaleras, proteger los enchufes,estufas, braseros y esquinas de mesas y muebles. En la cocina debemos priorizarlos fuegos de detrás y no cocinar con nuestro pequeño en brazos. Si nos fijamos en el baño habrá que prestar atención a la temperatura del agua y no dejar nunca solos a los niños en la bañera.

Aun así la actividad de los niños puede hacer que se accidenten con los objetos que les rodean como el cambiador, la trona o la silla de paseo. También las partes pequeñas de los juguetes o las pilas pueden ser motivos de atragantamiento.

Estos consejos deben viajar con nosotros cuando vayamos con frecuencia a casa de familiares o amigos.

Por último, entre las medidas a tomar dentro de nuestra casa, hay que fijarse en los medicamentos y productos tóxicos. Es lógico no dejarlos al alcance de los pequeños de la casa, pero hay actitudes muy comunes que los“dulcifican”: decir que los medicamentos son caramelos, o utilizar cucharas de cubertería en vez de los medidores oportunos. Cuando descubramos que los niños hayan bebido o probado alguno de los líquidos de un producto de limpieza, etc. habrá que llamar al teléfono de información toxicológica (91 562 04 20) o ir a urgencias.

Si tenemos control sobre los espacios de ocio, como parques, columpios,juegos, porterías, etc. debemos comprobar que estén bien anclados y que cumplan con las normas de seguridad. El suelo en estos casos debe ser de materiales blandos.

Respecto a los modos de desplazamiento, el coche es uno de los lugares en los que los niños suelen pasar mucho tiempo, de modo que la sillita y el sistema de retención deben estar homologados y adaptados al peso y estatura de nuestros hijos. Además, cuando comience a ir en bicicleta el casco tiene que ser imprescindible, y si le damos ejemplo poniéndonoslo nosotros, mejor. Al andar en sitios públicos habrá explicarle cómo cruzar la calle y ser prudente.

El último consejo se refiere a las zonas de baño como piscinas o playas,donde no hay que perder los de vista. Además las piscinas privadas deben vallarse por todos los lados y mantener su puerta cerrada cuando no haya un adulto vigilando.

Estas recomendaciones han sido elaboradas teniendo en cuenta el decálogo de la AEPAP (Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria) que podéis leer completo aquí.

La prevención será fundamental en nuestro día a día, pero siempre habrá ocasiones que se escapan a nuestro control.

En función de la situación y los síntomas a tratar, los medicamentos homeopáticos pueden ser una opción más. Los medicamentos homeopáticos están incluidos en el consejo de los profesionales sanitarios para el tratamiento de síntomas en pacientes de todas las edades. Hasta la fecha no se han descrito reacciones adversas relevantes asociadas a su toma.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*