Conciliación Real Ya

CRY

Como primera accion las chicas (y chicos) de Conciliación Real Ya nos piden que hagamos un post contanto nuestras experiencias en el asunto, básicamente relatar cómo nos lo montamos. La conciliación en España es aún una utopía y en general los “avances” que se emprenden vienen más encaminados a facilitar el trabajo, pero no a reconocer la necesidad de las familias de pasar más tiempo juntas. Mayor número de guarderías, colegios abiertos durante más horas, más campamentos de verano, más extraescolares…cada vez que alguien asegura que con los niños es mejor pasar tiempo de calidad que tiempo en cantidad me pregunto porqué no se aplicará el mismo criterio al ámbito laboral.

Así pues, aquí va mi historia.

Cuando me quedé embarazada de Ana hacía una tésis en un organismo público de investigación. Mi jefe decidió por aquel entonces que tenía que dedicarme a un proyecto para una empresa – que no tenía mucho que ver con mi tésis – puesto que el otro departamento implicado se había negado. La cosa era directamente peligrosa en mi estado, así que me negué. El lío que se organizó espero que aún no se le haya olvidado. El asunto se hizo público y finalmente una inspección laboral me dió la razón. Pero cuando nació Ana – un mes antes – me cogí la baja y no volví.

Recién parida, tras un parto espantoso que me dejó muchas más cicatrices de las que aún hoy se ven, sin paro – porque era becaria – tuve que pedir ayuda, no ya para conciliar, sino para sobrevivir. A pesar de todo, disfruté tanto de mi maternidad que nunca jamás me he arrepentido, aún hoy, recuerdo aquellos tiempos como los mejores de mi vida. Libertad absoluta, así fue.

Cuando Ana tenía 15 meses volví a trabajar. En un trabajo que en su mayor parte realizaba desde casa, al principio iba a la oficina una vez cada diez días, después una vez por semana y finalmente dos veces semanales, unas cuatro horas cada día. La conciliación así fue sencilla, pero la realidad es que fue suerte y nada más. Después nació Lara y durante el primer año y medio no quedó más remedio que dejarlo todo para sacarla adelante.

Ahora vuelvo a trabajar en casa. Esta opción permite libertad de movimientos y mucha flexibilidad, importantísima cuando hay niños por medio. Así, si un día, como hoy, alguna se pone mala no hay problema. Obviamente también cuento con ayuda para estos momentos, porque aunque yo ande por aquí y ellas no tengan que pegarse el madrugón con 40 de fiebre, tragarse el Dalsy y acudir al cole con la dósis de las cuatro apuntada para que la profe se la de, todos cruzando los dedos para que aguante, tengo que trabajar, aunque pueda postponer el asunto un par de horas hasta que nos organizamos.

Trabajar desde casa es, para mí, la mejor opción cuando tienes niños muy pequeños. Te evita mucho estrés, mucho ir corriendo de un lado para otro y muchas llamadas telefónicas de auxilio. Pero tiene también muchos inconvenientes. El primero y más importante es la inestabilidad, pero también el hecho de no relacionarse con otros adultos es una gran desventaja. Estar todo el día en casa es aburrido. Y mucha gente piensa que al estar aquí puedes seguir encargándote de todo lo demás como si no trabajaras. Organizarse es difícil y requiere una fuerza de voluntad de la que a veces, cuando has pasado la noche cambiando sábanas por una gastroenteritis, directamente careces. Y lo peor es que es una opción prácticamente inexistente si trabajas por cuenta ajena.

A pesar de todo, creo que el teletrabajo debería ser una de las prioridades cuando se habla de conciliación. Teletrabajo y trabajo por objetivos. Esa es una de las claves.

Y esa es mi historia. Esperando las vuestras, que podéis subir directamente al grupo en Facebook o enviar a esta dirección de correo conciliacion.twitter@gmail.com

Gracias por participar.

0
3

3 Comentarios

  1. Ana M. 29 septiembre 2011

    El camino ha sido duro, pero ha merecido la pena. Y eso es lo que importa, ¿no? =D

    Yo alguna vez he pensado en el tema y en cómo poder estar al lado de los bebés que espero llegar a tener, y con mi profesión va a estar complicado el trabajo en casa y esas cosas. Además, con guardias a todas horas… Buff. Es un tema muy difícil de compatibilizar. Y sé que querré estar con ellos cuando sean pequeños…
    Veremos cómo acabo organizándome con el paso del tiempo.
    Mua

  2. madrescabreadas 30 septiembre 2011

    Totalmente de acuerdo en todo lo que dices de trabajar en casa. Es lo mejor para los peques, pero se hace muy duro a veces poner límites.
    Gracias por el post!

  3. Cavernoma 3 octubre 2011

    Hola, mi caso es el siguiente:
    Mi hija tiene ahora 6 años, y cuando nació, yo trabajaba a 10 minutos de mi casa, en mi mismo pueblo, y aparentemente con todas las ventajas, excepto que mi horario era partido, y debía trabajar mañana y tarde. Fui reduciendo lo que me permitía la economía, al principio hacía 6 horas, luego 7, disponía de algunas tardes libres, así que al principio se quedaba mi marido por las mañanas, y yo el resto del día. Luego fue guardería por la mañana, madre por la tarde. Hasta que llegó el momento de escolarizar a la nena. Entonces yo solo reducía una hora y trabajaba todas las tardes hasta las 19:00H. Hasta el momento, la guardería se adaptaba a tu horario, ahora eras tú la que tenías que adaptarte al horario escolar. Como vi que nuestro día a día se iba a convertir en dejar a mi hija a las 9:00h en el cole, y no la iba a volver a ver hasta las 19:30h, cada día……….Me negué a convertirme en madre de fin de semana. Así que pasé por dos trabajos más hasta tener el de ahora. Me fui después de 13 años de antigüedad, a más distancia y a cobrar menos dinero. Pero conseguí tener las tardes libres otra vez. Preferí quitarme de algunas cosas y poder ir a recoger a mi hija al cole todos los días. Pasar tiempo con ella, y ejercer de figura materna. Ahora estoy a punto de tener mi segunda hija, y sus 8 horas de guardería no se las va a quitar nadie, pero al menos estaré por las tardes, como ahora.
    Algo falla en el sistema, cada vez que pienso que tenemos que dejar a nuestros bebés de 4 meses, 8 horas diarias en la guardería para poder trabajar….. Ojalá ampliaran la baja maternal, por lo menos 4 meses más!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*